La tortícolis en recién nacidos

Cómo detectar si el bebé tiene tortícolis

  • compartidos

La tortícolis puede aparecer tanto en adultos como en niños. Concretamente en el lactante existen varios tipos de tortícolis, pero el tipo más común es la tortícolis muscular congénita.

Los bebés que nacen con tortícolis duermen siempre hacia el mismo lado en la cuna, no giran la cabeza aún cuando les motivas a hacerlo con ruidos o luces para llamar su atención. Detectar a tiempo estos síntomas es importante, ya que de lo contrario, la tortícolis puede generar problemas mayores, como la plagiocefalia. 

La tortícolis congénita en el recién nacido

Bebé con dos dientecitos

Este tipo de tortícolis, la tortícolis congénita,  se presenta en el recién nacido o se manifiesta durante los dos primeros meses de vida. Se caracteriza por un acortamiento del músculo esternocleidomastoideo, lo que origina inclinación de la cabeza hacia el lado afecto, asociado a rotación de la barbilla hacia el lado opuesto. En ocasiones se aprecia un abultamiento  visible del musculo y otras veces un engrosamiento global del mismo.

El origen o causa no está clara, podría deberse a una mal posición intrauterina o a un hematoma muscular por traumatismo durante el parto entre otras causas.

Cómo detectar si el bebé tiene tortícolis

En la mayoría de los casos, son los padres los que detecten que el bebé presenta alguno de estos síntomas:

- Mantiene la cabeza ladeada permanentemente o no puede girarla a un lado.

- Duerme siempre hacia el mismo lado y se queja si intentamos cambiarle hacia el lado opuesto.

- Hay presencia de un bultito en el músculo del cuello (se puede detectar mediante palpación o incluso visualmente).  

Ante cualquiera de estos síntomas, los padres deben acudir inmediatamente al pediatra ya que es muy importante el diagnóstico precoz  y descartar otras causas de tortícolis más graves.

Tratamiento de la tortícolis en bebés

Una vez diagnosticado correctamente se derivara a los servicios de fisioterapia, y la evolución suele ser muy positiva. Es importante que se comience el tratamiento de rehabilitación de manera precoz,  lo que mejorara los resultados y  evitará posibles complicaciones derivadas de la patología (plagiocefalia, retraso madurativo psicomotor, escoliosis del lactante...).

La implicación de los padres en el tratamiento resulta fundamental, es determinante que participen en el mismo bajo las directrices de los especialistas, que les asesoraran e instruirán en la realización de ejercicios y en el manejo del bebe durante las actividades de la vida diaria.

12 recuerdos del embarazo y la maternidad en fotos

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud