El frenillo corto en los niños

Trastornos del lenguaje en los niños

  • compartidos

El denominado frenillo lingual es un pliegue de membrana mucosa que une la parte libre de la lengua con la superficie inferior de la boca, justo detrás de los dientes. Muchos niños al nacer presentan un frenillo demasiado corto, que les impide mover de forma adecuada la lengua y que puede afectar al desarrollo del lenguaje por una mala pronunciación de las palabras. Suele detectarse entre los 2 y 3 años de edad y los casos más graves pueden solucionarse con una pequeña operación quirúrgica.

Qué es el frenillo corto en los niños

nino-frenillo

Cuando este pliegue mucoso no crece lo suficiente o aparece muy cerca de la punta de la lengua, se dice que el niño presenta un frenillo corto o una anquiloglosia.  Se trata de una anomalía congénita que puede impedir al pequeño sacar la lengua más allá de la línea de los dientes y que suele dificultar el movimiento necesario para producir ciertos sonidos.

Además, este problema puede tener repercusiones en la lactancia en sus casos más desarrollados, ya que el bebé emplea la lengua para succionar la leche materna.

El frenillo de los niños y el lenguaje

Los niños que nacen con frenillo corto pueden ver limitada su capacidad para hablar debido al reducido movimiento de la lengua dentro de la boca.  Los sonidos que se producen gracias a su contacto con el paladar, como las consonantes 'n', 's', 'z', 'l', 't' y 'd', resultan más complicados para ellos, sobre todo la pronunciación de la 'r'. La mayoría los niños con este problema suelen adaptarse y su desarrollo del habla llega a ser aceptable.

Tratamiento del frenillo corto en los niños

Por le general, la anomalía del frenillo que afecta al lenguaje se trata a partir de los 2 años, cuando los bebés comienzan a hablar de manera más fluída. Es importante que si se detectan problemas de pronunciación en el niño, se acuda a un logopeda o foniatra para que valore el mejor tratamiento y para que se descarte complicaciones de tipo neurológicas que afecten al habla.

El frenillo lingual corto puede solucionarse con un tratamiento de conservación si la reducción del pliegue membranoso es leve o cerca del límite normal. En casos más avanzados, cuando la lengua no puede salir por delante de los incisivos, lo recomendable es someter al pequeño a una intervención quirúrgica llamada frenectomía, en el que se alarga el tejido.

. Redactora de GuiaInfantil.com

Nombres del santo de Mayo para colorear con los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud