Cómo se toma la temperatura a un bebé

Qué hacer si un niño tiene una temperatura superior a 38º

  • compartidos

Se considera fiebre en los bebés y niños toda temperatura superior a 38ºC axilar o superior a 38,5ºC rectal. Sin embargo, febrícula es la elevación de la temperatura axilar entre 37 y 38ºC. La variación en grados entre la temperatura rectal y la axilar es de 0,5ºC. La fiebre es el motivo de consulta más frecuente en Pediatría, y es que es un factor que causa mucha ansiedad en los padres. 

¿Por qué el niño tiene fiebre?

Fiebre en bebés

En general la causa más frecuente es una infección, pero no siempre. También pueden tener fiebre por deshidratación, por enfermedades neurológicas, un golpe de calor, enfermedades crónicas…La dentición por sí sola da febrícula. Algunas vacunas pueden producir reacciones postvacunales con fiebre alta. 

¿Tiene algún riesgo que el niño tenga fiebre?

Por sí sola no implica riesgos específicos, salvo un porcentaje pequeño (1-5%) de los menores de 5-6 años, en los que si hay predisposición constitucional puede producir crisis febriles (no depende del grado de fiebre), y en los lactantes pequeños puede aumentar la pérdida de líquidos y favorecer la deshidratación. La fiebre alta en sí misma no da meningitis ni daña el cerebro. La fiebre altera el estado general del niño, por eso es preferible evaluarlo cuando está sin fiebre. 

¿Cómo se toma la temperatura a un bebé?

Se desaconsejan ya el uso de los termómetros de vidrio con mercurio, ya que el vidrio puede romperse, y además el mercurio es tóxico. 

Los termómetros electrónicos son los más recomendados hoy en día, una de sus ventajas es que se puede colocar una sonda adecuada para las mediciones en la boca, recto o axila. La medición en el recto es lo más recomendable para bebés y niños pequeños menores de 5 años. Sin embargo, para los niños es un poco incómodo y, en general, se realizan mediciones en la axila, con el brazo presionado contra el cuerpo. 

Los termómetros de tira plástica cambian de color para mostrar la temperatura, pero son el método menos preciso. Debe colocarse la tira en la frente y leerla mientras está ahí.

Los termómetros electrónicos para uso en el oído son comunes y fáciles de usar, pero los resultados son menos precisos. Un consejo: limpie el termómetro antes y después de usarlo con agua y jabón o antiséptico.

Fotos a bebés dormilones

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud