Cinco cosas que deberías saber sobre la ansiedad infantil

Cómo saber qué es y cómo ayudar a los niños que tienen ansiedad

  • compartidos

Muchos trastornos que podemos llegar a padecer los adultos en la vida no son únicamente patrimonio de las personas mayores. Por causas ajenas a nuestra voluntad, los niños también pueden tenerlos en algún instante de su infancia. Al igual que el estrés o incluso la depresión, nuestros hijos pueden desarrollar ansiedad, un mal que hay que conocer de primera mano para saberlo combatir. 

Las causas de la ansiedad infantil 

La ansiedad en los niños

Que un niño sufra ansiedad no es algo aislado, ya que puede ser común si está sometido a distintos episodios de estrés, de tristeza o de cambio. Si nos ponemos en la piel de un niño, podremos darnos cuenta de que ciertas situaciones de la vida de una persona de corta edad pueden hacerse muy cuesta arriba, lo que puede derivar en ansiedad. 

Muchos niños tienen ansiedad en el colegio por diferentes causas, ya sea porque no se sienten integrados, porque tienen problemas para el conocimiento  de algunas asignaturas, por los compañeros... si no se trata el problema a tiempo podrían tener ansiedad. Lo mismo sucede por ejemplo con una mudanza de una casa, con un cambio de ciudad, o incluso con la separación de los padres. Esto contribuye a la inseguridad del niño, y esto a una intranquilidad que podría generarle un estrés que acaba en ansiedad. 

Cinco cosas sobre los episodios de ansiedad en niños 

Para hacer frente a la ansiedad de los niños, lo mejor es reconocer el foco en el que se han formado, o al menos la causa concreta que les causa la intranquilidad que les hace estar ansiosos. 

- La ansiedad y el pánico: Los niños pueden tener ansiedad a causa del pánico, algo que no solamente les pasa a los adultos, sino también a los menores cuando están frente a una situación que les da un miedo irrefrenable

- La ansiedad y la soledad: Muchos niños tienen miedo a la soledad, y esto puede causarles intranquilidad y tristeza, pero a otros directamente les hace sentir una gran ansiedad. Ayudarles a gestionar el tiempo solos o darles pistas para que comprendan que no van a quedarse sin apoyo les ayudará a frenar la ansiedad. 

- La ansiedad y el trastorno obsesivo - compulsivo: Muchos adultos acaban teniendo problemas obsesivos-compulsivos por algún asunto que les hace repetir las cosas de forma constante

- La ansiedad y la fobia social: Tener problemas en el colegio o de adaptación a un grupo de amigos puede hacer que el niño en un momento dado sufra ansiedad y fobia sociales. Esto quiere decir que puede desarrollar miedo y tensión ante una situación con más personas que no es capaz de controlar. 

- La ansiedad por enfermedad: Puede que los niños hayan estado sometidos a algún proceso de estrés en el que hayan estado enfermos, y eso haya podido derivar en la ansiedad por el miedo de no encontrarse sanos. 

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud