Ansiedad y estrés en los niños. Por qué se produce

Trastornos de ansiedad en la infancia

  • compartidos

Cuando el niño se ve sometido a una serie de cambios importantes en su vida, puede mostrarse irritable, nervioso, alterado y desbordado por la situación. Decimos entonces que el niño sufre un cuadro de estrés y ansiedad. Los motivos pueden ser muy variados y las consecuencias muy diferentes en cada niño. Aprende a detectar a tiempo los síntomas de estrés infantil, porque tú tendrás un papel muy importante para ayudar a tu hijo.

Causas de estrés y ansiedad infantil

Niño estresado

El estrés infantil casi siempre se produce ante una situación de cambio. Y no sólo ante los cambios negativos. También se puede sufrir estrés infantil ante cambios positivos. Los motivos puedes ser múltiples, desde la pérdida de un ser querido o la separación o conflicto de los padres hasta un cambio de colegio o de casa. Esta situación de incertidumbre, de novedad y de miedo a lo desconocido, puede desembocar en un cuadro de ansiedad.  

También son causas de estrés infantil las enfermedades (propia o de alguna persona querida) o un aumento repentino de las tareas de clase. Para él representa una novedad en su vida. Hay niños que se adaptan mejor a los cambios. Pero para otros, en cambio, suponen un mundo nuevo al que no saben enfrentarse. 

8 síntomas de estrés en los niños

El estrés bloquea al niño. Por eso reacciona de forma impredecible. Lo más normal es que el niño no se de cuenta de que sufre estrés. Por eso, deben ser los padres los que estén atentos ante estos síntomas:

1. Pérdida de apetito, dolor de cabeza, dolor de estómago

2. Pesadillas, alteraciones en el sueño

3. Aparición repentina de enuresis cuando ya lo había superado  

4. Alteración del estado de ánimo: rabia, llanto, gimoteo, rabietas, comportamiento agresivo

5. Miedo a alejarse del adulto

6. Aparición de nuevos miedos, incapacidad de concentrarse

7. Regresión a comportamientos de la infancia

8. Ansiedad

Tratamiento del estrés y la ansiedad infantil

Los padres tienen un papel decisivo a la hora de tratar el estrés de sus hijos. Tienen que entender por qué sufren ansiedad e intentar mostrar comprensión. Aquí tienes algunos consejos para hacer que tu hijo se sienta más tranquilo y afronte los cambios con menos ansiedad:

- Habla con él. Pregunta cuáles son sus miedos, sus preocupaciones. Explícale lo que le pasa

- Llévale a lugares tranquilos, donde pueda relajarse

- Fortalece su autoestima. No le regañes por tener ese comportamiento

- No utilices el castigo. Mejor si durante esta etapa utilizas más los refuerzos positivos

- Incentiva a tu hijo para que realice ejercicio físico 

- Busca ayuda profesional si no consigues eliminar la ansiedad de tu hijo

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud