A qué edad se detecta la tartamudez en los niños

Diferencia entre tartamudez infantil y aprendizaje del habla

  • compartidos

La disfemia, más conocida coloquialmente como tartamudez,es un trastorno de la comunicación caracterizado por interrupciones en la fluidez del habla: repeticiones, prolongaciones  o interrupciones anormales de sonidos, sílabas o palabras. Paralelamente pueden aparecer signos de tensión o esfuerzo faciales o corporales relacionados con el esfuerzo al hablar.

No se conoce el origen de este problema aunque se cree que hay una serie de factores genéticos, fisiológicos, lingüísticos o ambientales que aumentan las probabilidades de que aparezca

El balbuceo de los niños cuando aprenden a hablar no es tartamudez

Niña en terapia

Es frecuente que los niños entre los 2 y los 5 años de edad presenten cortes verbales (parece que no les sale la palabra) y repeticiones de sílabas debido a que aún están aprendiendo a hablar, a organizar las palabras y las frases. Este es un problema que tiende a remitir espontáneamente al año de haber comenzado. Cuatro de cada cinco niños que manifiestan signos de tartamudez evolucionan hacia un habla normal. Sin embargo si el problema persiste al año de haber comenzado existe un mayor riesgo de que se instaure y se mantenga hasta la edad escolar o adulta.

Qué hacer cuando el niño se bloquea al hablar

La actitud de los padres y demás personas que rodean al niño hacia su forma de hablar son fundamentales en el desarrollo de su fluidez.

- Lo más importante es evitar que el niño tome conciencia de su problema, es decir, que se de cuenta de que tartamudea, puesto que sus propios intentos por evitarlo le pueden llevar a incrementarlo.

- Debemos hablar al niño despacio y dándole tiempo para expresarse. Si les hablamos despacio y con calma les estaremos dando un buen modelo a imitar.

- Es importante prestar más atención a lo que dice que a cómo lo dice, sin corregirle cuando cometa algún error.

- Procura estar tranquilo y mantener la calma cuando tu hijo se bloquee. Espera siempre a que termine de hablar y no termines las palabras ni las frases por él.

- No fuerces al niño a hablar en situaciones en que esto le pueda resultar incómodo o estresante Evita hacerle comentarios o darle recomendaciones tales como: 'habla más despacio', 'respira', 'toma aire', 'no te pongas nervioso`, etc. Y sobre todo evita las burlas, riñas o castigos relacionadas con su habla. Este tipo de comentarios y actitudes hacen que el niño se sienta evaluado en su forma de hablar, tome consciencia de sus dificultades y se incremente y prolongue el problema.

- Cuando el niño consiga salir del bloqueo y hable fluidamente, evita hacer comentarios del tipo 'qué bien lo has hecho', 'estás hablando mucho mejor'. Esto puede hacer que se sienta evaluado cada vez que habla.

- Es fundamental crear un clima de seguridad y comprensiónen torno al niño. Muéstrale con tu actitud que disfrutas hablando con él.

Cuándo consultar con un profesional sobre la tartamudez del niño

Aunque los problemas de fluidez suelen remitir espontáneamente, no siempre ocurre así. Existen una serie de factores de riesgo ante los que conviene acudir lo antes posible a un terapeuta especializado en trastornos del lenguaje (logopeda o maestro/a especialista en audición y lenguaje). Se recomienda acudir a un especialista en los siguientes casos:

- Cuando existen antecedentes familiares de tartamudeo.

- Cuando han transcurrido entre tres y seis meses desde la aparición de los bloqueos.

- Cuando el niño presenta algún retraso del habla o alteración del lenguaje.

- Cuando existen alteraciones emocionales, psicológicas u orgánicas.

- Cuando el niño es consciente de que tartamudea.

- Cuando los padres o profesores comienzan a mostrarse preocupados por el habla del niño.

- En el caso de que observemos en el niño/a esfuerzo o tensión facial o corporal al hablar, acompañada de bloqueos

- Cuando el niño manifiesta tensión, ansiedad o temor en situaciones en las que tiene que hablar.

- Cuando es motivo de burlas o bromas por parte de otros niños.

 - Cuando es el propio niño el que nos manifiesta que le cuesta controlar su habla o que le preocupa su problema.

Juega a hacer las letras del alfabeto con las manos

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud