8 causas de la indigestión en los niños

Cómo actuar si tu hijo sufre de indigestión

  • compartidos

Los niños muy a menudo se quejan de dolor de barriga. En ocasiones podemos pensar que lo que está padeciendo es sólo una ligera molestia pasajera, pero puede tratarse de una indigestión. En Guiainfantil.com te ayudamos a identificar los síntomas y a saber cómo actuar.

La indigestión, no sólo se presenta en los adultos, también pueden padecerla los niños e incluso los bebés lactantes. Es la sensación de dolor en la parte superior del abdomen que siente el niño mientras come o después de ingerir la comida, y provoca la inflamación del estómago.

Qué causa indigestión a niños y bebés  

Causas de la indigestión en la infancia

La indigestión puede ser causada por diferentes motivos: 

1.- Consumir azúcares en exceso, bien mediante la ingesta de dulces o chucherías.

2.- Si el niño ingiere una elevada cantidad de comida rápida o precocinada también puede provocar la indigestión. 

3.- Las bebidas azucaradas, gaseosas o los zumos no naturales pueden acarrear también este malestar.

4.- No masticar bien los alimentos cuando comen o bien comer estresados favorece la indigestión infantil.

5.- Comer de manera abundante y copiosa.

6.- Comer alimentos demasiado grasos.

7.- El complemento de la leche materna con la leche de fórmula puede conllevar la indigestión de los bebés.

8.- En el caso de los bebés lactantes, si la madre consume alcohol, café, comida precocinada, o es fumadora también puede desencadenar la indigestión en el pequeño.

Síntomas de la indigestión en los niños y bebés 

Entre los principales síntomas de este malestar podemos destacar en los niños encontramos el dolor de estómago, la palidez, la regurgitación, el vómito, la emisión de eructos o flatulencias en mayor número de lo habitual, rechazo por la comida, o diarrea. En el caso de los bebés también el hipo reiterado puede ser un síntoma de que está padeciendo una indigestión. 

¿Qué hacer en caso de que nuestro hijo tenga una indigestión?

En caso de que tengamos las sospechas de que nuestro hijo está padeciendo una indigestión debemos intentar aliviar al niño masajeando la tripa en sentido rotatorio. No administrar alimentos sólidos, sí líquidos aunque a sorbitos pequeños, y si el niño no tiene apetito no insistir para que coma. 

En el caso de que los síntomas persistan debemos acudir al pediatra para que valore la dolencia del pequeño.

Cristina González Hernando. Redactora de Guiainfantil.com

Sándwiches divertidos para niños con jamón y queso

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud