Soñar con el mar. Cómo interpretar los sueños infantiles

El significado y la simbología del mar en los sueños de los niños

  • compartidos

Estar frente al mar es algo que le gusta prácticamente a todo el mundo. Escuchar las olas, sentir la brisa de la playa, mojarse los pies en el agua... es algo bastante recurrente en las vacaciones, y el principal destino de descanso preferido.

 Por ello, ya que por norma general se relaciona un lugar paradisíaco con mar en nuestros sueños reales, es bastante común que esta imagen támbién aparezca en nuestros sueños, ya seamos adultos o en el caso de los niños. Pero, ¿qué simbología guarda este sueño cuando está en la mente dormida de un niño?

El significado del mar en los sueños de los niños

Niños que sueñan con el mar

Aunque sea un sueño muy usual tanto para niños como para adultos, esto no le resta importancia en cuanto a su simbología y significado, de hecho todo lo contrario. Los sueños con el mar están muy ligados a la propia vida, y al origen. El mar es el refugio del niño, ya que el propio agua se relaciona con el líquido amniótico en el que estuvo protegido durante el embarazo.

La relación entre el niño y su madre comienza desde la gestación, y por ello en el sueño en el que aparece el mar en un primer plano habla de ese momento tan especial que subyace de su unión a partir de los nueve meses de embarazo y cuando el niño nace finalmente.

Por ello, el sueño de un niño relacionado con el agua del mar tiene que ver precisamente con esa protección maternal, ya que habla del principio, del origen de la vida. Es la manera que tiene el niño de conectar con sus emociones, que no por tener corta edad significa que tengan que precisamente ser pequeñas, ya que depende de cada persona.

La figura de la madre cuando el niño sueña con el mar

El mar simboliza la eternidad y la huella emocional que puede relacionar al niño con sus emociones positivas. Aunque dependerá de la relación real del pequeño con su madre, el instante de protección y de serenidad que vive en el sueño le hace conectar con las mejores cosas que tenga el niño en su interior.

El lugar de reposo que encuentra el niño es la playa, ya que en la simbología de los sueños podemos descubrir que el relax y la conexión con la figura materna, lo que le dará una paz y una relación positiva con ella, consigo mismo y con las emociones que se encuentre a lo largo de la vida.

Si nuestro hijo sueña con el mar tendrá una buena relación materna basada en la armonía.

Fotos a bebés dormilones

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud