Cómo afecta a los hijos la falta de sueño de los padres

Consecuencias de la falta de sueño de los padres en la educación de los niños

  • compartidos

Dicen que cuando se tienen hijos ya no se duerme cómo antes, y en muchas ocasiones es verdad. Tener hijo es lo más maravilloso del mundo, pero también te restará muchas horas de sueño, unas horas que si son demasiadas, pueden afectar no sólo a la salud física y emocional de los padres, sino también a la de los hijos.

Las largas noches sin dormir, los horarios de trabajo, cuando los niños se ponen malitos… son muchas las razones que pueden hacer que las falta de sueño de los padres sea una realidad demasiado habitual. Pero, ¿cómo afecta a los hijos?

Cómo afecta a los hijos la falta de sueño de los padres

Padres con bebé en cama

- Padres más irritables: Unos padres cansados pueden mostrarse más irritables ante cualquier conflicto por pequeño que sea, el control de las emociones puede suponer todo un problema e incluso puede que sin darse cuenta, los padres se dejen atropellar por las emociones negativas sin tan siquiera poder controlarlas a causa del malestar diurno que provoca la falta de sueño. Sin paciencia, la apatía y la ira reemplazará fácilmente el amor y la dulzura.

 - No hay buena sintonía: Sin una buena calidad de sueño es más complicado estar sintonizado con los niños, no se les proporciona la atención que necesitan y la crianza positiva puede quedar olvidada a causa del cansancio, especialmente cuando más la necesitan, que suele ser en situaciones de estrés.

- Niños desatendidos: Por ejemplo, si un niño está haciendo algo que no debe, es más fácil que un padre le grite por cansancio para acabar con ese mal comportamiento lo antes posible, aunque sea a través del miedo y la intimidación, algo que afectará muy negativamente al desarrollo emocional del niño. Si un niño no para quieto, es más fácil darle una Tablet para que se esté “quieto” un rato en lugar de prestarle la atención que necesita y pasar tiempo de juego y de calidad con él, algo que podría hacer sentir al niño que está desatendido por sus padres o que éstos tienen otras prioridades antes que estar por él.

- Más castigos: Cuando los padres tienen falta de sueño es tentador acudir a los regaños o a la ira, pero estos métodos de crianza aunque proporcionan soluciones inmediatas, causan daños a largo plazo en la salud emocional de los hijos. 

La crianza de los hijos es difícil y aún lo es más si hay una privacidad de sueño por el medio. Es necesario priorizar horas de sueño durante el día cuando en la noche se ha privado por el motivo que sea, pero es importante saber que los hijos necesitan unos padres felices y no unos padres enfadados por falta de sueño.

Fotos a bebés dormilones

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud