10 consejos para que los niños duerman bien

Cuando el niño no consigue dormir o se desvela por la noche

  • compartidos

Dormir bien es uno de los aprendizajes más importantes de los niños. Del mismo modo que ellos deben aprender a comer, a caminar, a vestirse, a bañarse, etc., deben aprender a dormir. Desde que nacen, el dormir bien es algo que ellos deben aprender poco a poco.

Si tu hijo es de los que no duermen bien, se desvela por la noche o no consigue conciliar el sueño, ten en cuenta este decálogo que ha elaborado Guiainfantil.com para que los niños concilien el sueño de la mejor manera posible y que además tengan felices sueños.

Decálogo para que los niños duerman bien

El sueño de los niños

1. El ambiente. Para que los niños duerman bien es importante que lo hagan en un entorno tranquilo y relajante, con una iluminación mínima posible.

2. La rutina. Es conveniente llevar al bebé a la cuna o acostar a los niños todos los días, a la misma hora. Y para saber cuántas horas de sueño necesitan los niños, según la edad que tengan, se puede seguir nuestra Tabla de tiempo del sueño.

3. El ritual. Para que los niños no tengan dificultades para conciliar el sueño, se puede crear un ritual para ello. Lo ideal es que siempre la sigas. Por ejemplo: cantarle al bebé puede ser un ritual para que él entienda que ya es hora de dormir. Contar un cuento a los niños, o un darles un masaje, también pueden ser rituales muy válidos.

4. La alimentación. Es aconsejable no darle de comer o beber al bebé o al niño justo antes de que se duerman. Alimentos e incluso líquidos, pueden dificultar el sueño de los niños. Se debe evitar bebidas con cafeína e incluso con chocolate antes de dormir.

5. Las actividades. Antes de dormir lo mejor es que los padres propongan actividades tranquilas a sus hijos. Juegos movidos o cualquier otra actividad movimentada, pueden causar nerviosismo a los niños y se quejarán de que no pueden dormir.

6. Los ‘compañeros’. Si tu hijo es de los que dependen del chupete o de un peluche o pañuelo para dormir, es importante que al despertar, los encuentren a su lado. Se sentirá más seguro.

7. La temperatura. Además de tranquila, la habitación del niño debe tener una temperatura amena, ni mucho frío ni mucho calor. Temperaturas extremas pueden provocar el despertar nocturno de los niños.

8. Los ruídos. El ruido ambiental debe ser mínimo durante el sueño nocturno de los niños. Durante las siestas o del sueño diurno, es aconsejable que el bebé aprenda a dormir con los ruidos habituales de la casa.

9. Dormirse solo. Es importante que el bebé y los niños aprendan a conciliar el sueño solitos, es decir, sin la ayuda de los padres. Si se les acostumbra dormir a nuestro lado, cuando se despierten reclamarán nuestra presencia.

10. Miedos y despertares nocturnos. Si el bebé o el niño siente miedo nocturno tras una pesadilla, necesitarán de apoyo y de tranquilidad. Los padres deben armarse de paciencia si quieren conseguir que su hijo vuelva a dormir.

Fotos a bebés dormilones

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud