Los 10 deportes más beneficiosos para niños con Síndrome de Down

Ventajas para los niños con Síndrome de Down de practicar deporte

  • compartidos

Los deportes contribuyen a mejorar la forma física de los niños con Síndrome de Down. Les ayudan a combatir la obesidad y además se convierten en una herramienta de gran ayuda con la que mejorar su estado de salud y aportarles beneficios psico-sociales tales como tomar conciencia de sus logros y también de sus dificultades eliminando el estrés. Además les ayudan a socializarse y a trabajar en equipo. 

Debido a su reducida resistencia carpio-respiratoria son recomendables deportes de corta duración o en los que realicen a menudo descansos, con los que además favorecen que crezca su atención.

Consejos para niños con Síndrome de Down antes de realizar una práctica deportiva

Niña con Síndrome de Down

Es importante hacer una exploración física antes de iniciar cualquier deporte, sobre todo en el caso de niños con Síndrome de Down. Sin embargo, la limitación del ejercicio físico sólo se justicia si existe una lesión médica.

El entrenamiento y los ejercicios tienen que ir acordes a la edad del niño, y siempre es conveniente realizar varios descansos, para evitar que se cansen y para captar mejor su atención.

Es importante no olvidar proporcionarle agua durante el ejercicio, ejercicios que deben plantearse como juegos para que sean divertidos y atractivos.

Los 10 mejores deportes para los niños con Síndrome de Down

1. Natación: el contacto y la adaptación al medio acuático favorece el desarrollo psicomotor de los niños con Síndrome de Down. Nadar les ayuda a reeducar su postura y contribuye a lograr el autocontrol de los movimientos y además estimula su circulación aportándoles mayor autonomía.

2. Tenis y Pádel: además de estimular los reflejos, la práctica del tenis y del pádel mejora la coordinación y la psicomotricidad, y aumenta la capacidad de reacción y la agilidad de los niños con Síndrome de Down.

3. Fútbol Sala: la práctica de este deporte mejora la condición física y fomenta el trabajo en equipo. Contribuye además a mejorar sus habilidades sociales.

4. Pilates: aumenta la flexibilidad y la agilidad, elimina el estrés y las tensiones musculares, contribuye a mejorar el conocimiento del propio cuerpo además de fortalecer el tono muscular y la coordinación.

5. Rugby: a pesar de que pueda parecer un deporte violento es un deporte noble en el que todo el equipo es útil ya que cada jugador es importante lo que aporta a los niños con Síndrome de Down el sentimiento de compañerismo, de ser uno más en el grupo y enriquece la convivencia además de ayudar a mejorar su condición física.

6. Atletismo: es un deporte, que aúna actividad física y juego, y facilita la socialización y ayuda a adquirir habilidades básicas como correr, saltar o lanzar.

7. Artes marciales: este tipo de deportes tienen beneficios a todos los niveles cognoscitivo, motor, psicomotor y socioafectivo, y aportan cualidades físicas como flexibilidad, resistencia o fuerza y motrices como coordinación y equilibrio.

8. Fútbol: la práctica del fútbol mejora la fuerza muscular, la postura corporal, la coordinación general, la orientación espacial así como el equilibrio.

9. Baloncesto: gracias al baloncesto los niños con Síndrome de Down mejoran su coordinación y su concentración, desarrollan sus músculos y también su autodisciplina.

10. Gimnasia rítmica: estimula la coordinación y desarrolla la flexibilidad y la fuerza muscular de los niños con Síndrome de Down.

Cristina González Hernando. Redactora de Guiainfantil.com

Dibujos para colorear de deportes

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud