Lactancia materna en bebés con Síndrome de Down

Consejos para dar el pecho al bebé con discapacidad cognitiva

  • compartidos

La leche materna es el mejor alimento para los bebés, todos los expertos reconocen sus beneficios que aporta a la mamá y al bebé. En el caso de niños con Síndrome de Down la lactancia puede presentar algunos problemas adicionales, debido al esfuerzo que ha de realizar el bebé al succionar, un esfuerzo mayor que el que realiza con el biberón.

En Guiainfantil.com te contamos cómo ayudar al bebé con discapacidad para disfrutar de la lactancia y fomentar el vínculo, el apego y el contacto con tu hijo.

5 consejos para dar el pecho al bebé con Síndrome de Down

Lactancia en bebés con Síndrome de Down

Los bebés con Síndrome de Down tienen bajo tono en la musculatura facial por lo que puede que conseguir estimular la succión lleve más tiempo que en otros bebés, sin embargo con cariño y paciencia es posible conseguirlo. Te ayudamos con algunos consejos: 

- El labio superior del niño ha de quedar a la altura del pezón, rozándolo para estimular la apertura de la boca, cuando lo haga has de aproximar más el pecho pegando a ti todo el cuerpo del  niño. Inténtalo las veces necesarias hasta conseguirlo. El bebé ha de quedar bien colocado al pezón para que saque la leche con el menor esfuerzo posible.

- Si pierde interés o no intenta succionar podemos hablarle o cambiarle de pecho para mantenerle activo y despierto ya que los bebés con Síndrome de Down suelen estar más adormilados, sobre todo durante las primeras semanas.

- Es conveniente que, sobre todo en los primeros días, las tomas se realicen cada 3 horas, después de este período se recomienda la lactancia a demanda.

- Puedes preparar al niño para que realice una buena succión antes de ponerle al pecho, para ello coloca tu dedo en la boca del niño y presiona ambas mejillas con los dedos índice y pulgar al mismo tiempo para favorecer el sellado de los labios. Mueve sus mejillas hacia delante y hacia atrás. Se trata de entrenarle para una correcta succión.

- Es conveniente que laves la nariz del bebé antes de comenzar con la lactancia para que pueda respirar correctamente y sin fatigarse. Puedes emplear una solución salina para ello.

Fuente: Down España

Los Derechos del Niño

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud