Cómo tratar las picaduras de medusa en los niños

Primeros auxilios infantiles ante picaduras en la playa

  • compartidos

El verano es la época ideal para que los niños disfruten jugando en la playa. La familia entera pasa momentos inolvidables en el mar nadando y haciendo castillos de arena, pero es cierto que existen algunos riesgos en las playas.

Las quemaduras por el sol y las picaduras de medusas son los problemas más frecuentes a los que se enfrentan los niños en verano.

Las picaduras de medusa en la playa

Niños con medusa

No nos cansaremos de repetir que un perfecto día de playa se puede estropear si no tomamos las debidas precauciones con los niños. La crema solar es absolutamente imprescindible para que no se quemen y estén protegidos, pero hay otros factores que no podemos prevenir de ningún modo. Ahí entran en juego las medusas.

Las medusas son cada vez más frecuentes en nuestras playas. Esos animalillos que en los dibujos parecen encantadores, tienen un potente tóxico con el que se protegen en cuanto intuyen el peligro. Y la verdad es que su aspecto casi transparente hace muy difícil localizarlas antes de que actúen con su picadura.

Es cierto que una picadura de medusa no presenta riesgos para los niños, pero además de resultar muy dolorosas, sí pueden complicarse con mareos y vómitos si el niño es alérgico o si padece de asma o dermatitis atópica. Por eso conviene actuar cuanto antes, pero tampoco es necesario alarmarse.

Tratar las picaduras de medusa en un niño

La picadura de una medusa es de lo más dolorosa, así que el niño seguramente se pondrá muy nervioso. Hay que procurar tranquilizarlos y lo más importante es no frotar la picadura con una toalla, porque estaríamos potenciando el veneno de la picadura. Tampoco se debe poner arena ni agua dulce, ya que el agua dulce destruye las células tóxicas de la medusa haciendo que se extienda por toda la piel.

Es mejor lavar la zona donde ha picado la medusa con agua salada o con suero fisiológico y también se puede poner hielo enfundado en un pañuelo para aliviar un poco el dolor. Si quedan restos de los tentáculos de la medusa en la piel, no se pueden tocar, porque el veneno sigue actuando, pero hay que quitarlos con una pinzas. Lo mejor es ir a la playada preparada con algún botiquín de urgencia para estos casos de picaduras de medusas o para algún pequeño percance playero.

En cualquier caso, no está de más acudir al puesto de socorro de la playa o a un centro de salud para que la picadura de medusa sea tratada por un profesional médico. Generalmente, el niño tendrá que tomar antihistamínicos y debemos estar muy atentas a cualquier reacción a la picadura. En la mayoría de los casos, la picadura de medusa se queda en una anécdota que escocerá al niño durante algunos días.

Laura Vélez. Redactora de Guiainfantil.com

Dibujos para colorear de la playa

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud