Cómo curar picaduras de abeja o avispa en los niños

Cómo prevenir las picaduras de abeja y avispa en la infancia

  • compartidos

Llega el verano, y con él las barbacoas, y con ellas, las avispas. No falla, ¡tienen más apetencia por esa panceta churruscadita que nosotros! El caso es que algunos pasan, otros las miran de reojo, algunos las ahuyentan con la servilleta y, finalmente, siempre hay uno que al grito de: 'No la asustes que me va a picar' sale corriendo hacia cualquier dirección para, segundos después, llevarse el picotazo.

A continuación comienza el ritual: ¡sácale el aguijón! ¡Con los dedos! ¡No, con los labios, chupa, chupa! ¡Amoniaco! ¿Quién tiene amoniaco? ¡Sopla, sopla, que así duele menos! Uy… se está poniendo fatal, nos vamos ahora mismo a urgencias, que igual eres alérgico y no lo sabías. Bueno, intentemos poner un poco de orden basado en la evidencia científica, alejándonos un poco de la cultura popular. Aquí tienes información sobre cómo pican las abejas y avispas y qué hacer en caso de que pique a un niño.

Cómo pican las abejas o avispas a los niños

Las picaduras de abeja en los niños

Las abejas y las avispas son himenópteros, insectos con alas membranosas. Las abejas poseen un aguijón dentado o arponado que, al picar, queda incrustado en la herida junto a parte del abdomen, provocando casi instantáneamente la muerte del insecto. Sin embargo, el aguijón de la avispa es liso y no queda clavado, por lo que puede picar varias veces consecutivas.

En ambos casos, se inocula un veneno que contiene mediadores de la inflamación, principales responsables de los síntomas asociados (dolor y picor). Las sobreinfecciones por bacterias y las celulitis son raras, salvo si se realiza una extracción inadecuada del aguijón. 

Qué hacer si una abeja o avispa pica a mi hijo

Vale, ¿y si nos pican? ¿Qué hacemos? Pues las siguientes son las medidas recomendadas:

- Lavado de la piel con agua y jabón. 

- Extracción del aguijón, en caso de existir, mediante pinza estéril o raspado, pero nunca mediante succión o utilizando las manos. Podemos hervir una pinza para conseguir que esté libre de bacterias antes de su uso.

- Lociones de calamina o amoniaco para disminuir el prurito local, la irritación de la piel y neutralizar el veneno. 

- Desinfección local, preferentemente con agentes que no coloreen, por ejemplo clorhexidina. 

- Aplicación de frío local, como medida física que proporciona un efecto antinflamatorio y analgésico.

- En caso de inflamación importante, puede consultar a su pediatra, quien en algunos casos le podrá prescribir corticoides tópicos de potencia leve, antihistamínicos y analgésicos orales. 

- En caso de antecedente de reacciones alérgicas, o sospecha de reacción alérgica por la presencia de dificultad respiratoria o urticaria, debe acudir a un servicio de urgencias pediátricas.

Cómo prevenir las picaduras ede las avispas y abejas en la infancia

1. Permanecer quieto: Para prevenir las picaduras, en general hay que saber que las avispas y las abejas, solo pican cuando se sienten amenazadas, por eso cuando se posan encima de nosotros no hay que intentar ahuyentarlas ni matarlas, sino permanecer quieto o hacer movimientos muy lentos hasta que se vayan.

2. Alejarse después de la picadura: Además, las avispas pueden liberar feromonas tras picar, que pueden atraer a otros miembros de la colonia. Por ello, es aconsejable alejarse del lugar del accidente en la medida de lo posible.

3. No caminar descalzo: En las piscinas o campos con flores, se debe evitar caminar descalzo y se recomienda sacudir la ropa que se haya dejado en el suelo antes de ponérsela.

4. No usar perfumes fuertes: Los himenópteros tienen predilección por los colores y olores intensos, por lo que no es aconsejable llevar ropas llamativas ni utilizar perfumes cuando se salga al campo. En los merenderos o comidas al aire libre, se han de mantener los cubos de basura bien cerrados. 

Y si a pesar de todo nos pican, pues alegría y a quitarle importancia, porque salvo que nuestros enanos sean alérgicos, es toda una experiencia que contar a abuelos, padres, hermanos y a todos los amigos del cole. Una marca de guerra que lucirán orgullosos durante algunos días del verano. 'Sí, aquí me picó una avispa, ¡y no lloré nada!'.

Instinto maternal de los animales

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud