10 claves para evitar que un niño se ahogue

Decálogo de seguridad de los niños en el agua

  • compartidos

El ahogamiento es la principal causa de muerte accidental en niños entre los 5 y 14 años en todo el mundo. Sólo se necesitan 27 segundos para que un niño pierda el control en el agua, y entre 3 y 5 minutos para que se ahogue.

Para evitar un accidente de este tipo, es imprescindible la supervisión de los padres. Apunta estos consejos. Pueden ser vitales.

10 claves para evitar que tu hijo se ahogue

Cómo evitar que un niño se ahogue

1. Elige siempre zonas de baño con socorrista. Elige siempre las zonas vigiladas, respeta las indicaciones de los Socorristas y la señalización y las banderas que informan de las características de la instalación o del estado de la mar. Recuerda: 

- Bandera Verde: baño permitido. 

- Bandera Amarilla: baño con precaución. 

- Bandera Roja: prohibido bañarse.

2. No les pierdas de vista. La supervisión tiene que ser constante. Los niños siempre deben de estar a la vista y a tu alcance. Nunca des la espalda a tus hijos cuando estén dentro o cerca del agua, bastan unos segundos para que puedan estar en serio peligro.  Si es necesario, establece turnos para que haya un adulto permanentemente vigilando de manera que pueda intervenir de inmediato ante cualquier problema.

3. Evita las distracciones. Elimina posibles distracciones por tu parte. La principal causa de los fallos en la supervisión en las piscinas es un adulto distraído, contestando al teléfono o yendo al interior de la casa a hacer alguna tarea. Nunca relajes la vigilancia.

4. Protege la piscina doméstica. Asegúrate de que tus hijos no pueden acceder con facilidad a la piscina. Si tienes una piscina en tu casa, instala un sistema de barrera que cubra todo el perímetro de modo que los niños no puedan acceder ni caer accidentalmente, con altura suficiente y puertas con sistema de cierre a prueba de niños. Compleméntalo con un sistema de alarma por caídas al agua.

5. Retira los juguetes y crea un entorno seguro. Cuando no se esté usando, retira de la piscina y sus inmediaciones todos los juguetes y objetos que los niños utilizan o asocian con el baño. Involúcrales en su seguridad, pídeles que te ayuden a recoger y cerrar la piscina.

6. Protégeles con un chaleco salvavidas. Los flotadores, tablas, manguitos y otros dispositivos flotantes dan a niños y padres una falsa sensación de seguridad y deben usarse exclusivamente con supervisión adulta cercana. La opción más recomendable y segura es un chaleco salvavidas homologado, que no exime de la supervisión.

7. Intenta que aprendan a nadar cuanto antes. Saber nadar proporciona seguridad y disfrute, pero no protege totalmente ante el ahogamiento. Se ha demostrado que el aprendizaje de las “habilidades de auto‐rescate en el agua”, que trabajan reacciones de flotación y supervivencia en el agua, incrementa su eficacia a cualquier edad.

8. Enséñales cómo comportarse en el agua con seguridad. Nuestro deber como padres es aprender, poner en práctica y transmitir a nuestros hijos todas las reglas de seguridad en el agua y, por encima de todo, enseñar con nuestro ejemplo.

9. Aprende a actuar ante una emergencia. En una emergencia hay que: Proteger, Alertar y Socorrer.

- Proteger, para limitar los daños. 

- Alertar, pidiendo ayuda y llamando al número de emergencias (en España, el 112).

- Socorrer, aplicando primeros auxilios de inmediato. 

Aprender los primeros auxilios básicos y saber cómo reanimar a un niño o un adulto con las técnicas de RCP es muy sencillo, está al alcance de cualquier persona y salva vidas

10. Tú eres el mejor socorrista. Las principales tareas de los Socorristas son: Prevenir, Vigilar y Socorrer, pero la responsabilidad de los niños es tuya. Pon en práctica todas las recomendaciones de seguridad en el entorno acuático y cuida de los tuyos, por vuestra seguridad. Tú eres el mejor Socorrista que tus hijos puedan tener.

Fuente consultada: Escuela Segoviana de Socorrismo

Dibujos para colorear de la playa

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud