Por qué roncan los niños

Cómo afectan los ronquidos a la calidad de vida de los niños

  • compartidos

Son numerosos los motivos por los que los niños pueden roncar. Los recién nacidos o los bebés muy pequeños suelen emitir unos ruidos similares a los ronquidos aunque no llegan a ser tales, que se deben a las secreciones y a la estrechez de sus vías respiratorias.

Los niños pueden roncar de forma esporádica o bien de forma fuerte y habitual en este caso estaríamos ante una situación anormal y tendríamos que acudir a nuestro pediatra para que valorara el origen de esos ronquidos. 

6 causas frecuentes de ronquidos en los niños

Niño duerme

1. Las infecciones respiratorias altas son la principal causa de los ronquidos ocasionales en los niños. Provocan congestión nasal lo que dificulta la entrada de aire.

2. Rinitis alérgica. Provoca la inflamación de las fosas nasales favoreciendo los ronquidos. Si además se unen a los ronquidos la tos nocturna podríamos estar ante un caso de asma.

3. Vegetaciones o adenoides son el problema más común causante de ronquidos persistentes en los niños. Se trata de tejidos que se encuentran en la parte alta de la garganta detrás de la nariz y las amígdalas en la parte posterior de la garganta. Cuando se inflaman, bloquean las vías respiratorias y dificultan la respiración.

4. Desviación del tabique nasal. Es un problema estructural que puede obstruir las vías respiratorias.

5. Apnea del sueño. Se produce cuando el niño además de emitir ronquidos jadea o realiza pausas en la respiración. Los músculos de los niños afectados por la apnea del sueño se relajan de tal manera que la vía respiratoria se estrecha y obstruye tanto que no puede pasar suficiente aire. Esto interfiere con la respiración, causando una pausa que puede durar solo unos segundos o hasta un minuto.

6. Obesidad. El sobrepeso y la obesidad pueden provocar que las vías respiratorias del niño sean más estrechas provocando el ronquido.

Cómo afectan los ronquidos a los niños

Los ronquidos durante el sueño provocan que los niños puedan tener dolores de cabeza,  y mostrarse irritables y de mal humor.

Los niños que roncan durante el sueño pueden presentar episodios de somnolencia durante el día, pueden perder la concentración, teniendo incluso problemas de comportamiento y dificultades en el colegio, llegando a presentar conductas hiperactivas.

Cristina González Hernando. Redactora de Guiainfantil.com

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud