Hemangiomas en la piel del bebé

Qué son los hemangiomas de los bebés

  • compartidos

Algunos bebés nacen con una manchas rojas o azules en su piel, generalmente en la cara. Una manchas sobreelevadas en la piel que desaparecerán al cabo de unos pocos años. Se trata de hemangiomas y, aunque no revisten peligro para la salud del bebé, conviene tenerlos localizados y tratarlos. Te contamos todo lo que debes saber sobre los hemangiomas de tu bebé. 

Qué son los hemangiomas en la piel del bebé

Bebé con mancha

Cuando las células de los vasos sanguíneos experimentan un crecimiento descontrolado es cuando surgen los hemangiomas. Estas manchas con relieve pueden salir en el mismo momento del nacimiento o durante el primer mes de vida del bebé. Y aunque en realidad son tumores benignos, no debemos dejar que el término nos asuste.

La mayoría de los hemangiomas habrán desaparecido antes de que el niño cumpla los 5 años, aunque en algunos casos pueden tardar en desparecer más tiempo. Y si bien no se trata de un problema de salud, los hemangiomas deben de estar controlados para evitar infecciones y en el caso de que estén localizados cerca de los ojos o en zonas del cuerpo con pliegues. 

La evolución de los hemangiomas en la piel del bebé sigue tres fases. En un primer momento, el hemangioma crece rápidamente para luego pasar a una fase donde se estabiliza. Finalmente, el hemangioma sufre una especie de involución donde se va reduciendo su tamaño para acabar desapareciendo por completo

Cuál es el tratamiento para los hemangiomas en los bebés

Aunque generalmente los hemangiomas desaparecen por si solos, siempre es recomendable que sea un especialista el que siga su evolución. Actualmente muchos pediatras optan por eliminar los hemangiomas con láser sin esperar a su desaparición espontánea con el fin de que no quede ninguna marca en la piel del bebé.

En el resto de los casos, los hemangiomas necesitan un tratamiento de carácter preventivo para evitar posibles complicaciones. El hemangioma tiene que tener un control exhaustivo si está en la zona de los ojos para prevenir posibles problemas de visión en los niños. Y también debe ser controlado para evitar úlceras, infecciones o frenar un crecimiento excesivo.

Algunos de los niños que han tenido hemangiomas de bebés ni siquiera lo recuerdan. Una pequeña cicatriz o una alteración de la textura de la piel son las secuelas más frecuentes de los hemangiomas. Sin embargo, cuando la desaparición del hemangioma deja alguna marca visible en la piel, el niño puede necesitar apoyo psicológico.

Laura Vélez. Redactora de Guiainfantil.com

Dibujos para colorear de bebés

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud