Cómo aplicar las cremas solares a los niños

Consejos para aplicar de forma correcta la crema solar en la infancia

  • compartidos

Tal vez nos parezca algo sencillo. Sin embargo, muchas personas aplican de forma incorrecta la crema solar a los niños. Tal vez sea por las prisas, o por la impaciencia de los más pequeños, a menudo olvidamos zonas importantes del cuerpo, como las orejas o el empeine de los pies. 

Te decimos cómo se debe aplicar la crema solar a los niños para que sea efectiva y les proteja con toda seguridad del sol. 

Cómo aplicar la crema solar a los niños

Cómo aplicar la crema solar a los niños

La efectividad de los protectores solares depende de su aplicación correcta. Con estos consejos podrás proteger a tu bebé de las radiaciones solares:

1. Cubre toda la piel extendiendo la crema. La forma correcta de aplicar el fotoprotector solar es frotando y extendiendo bien la crema por todas las áreas corporales expuestas, especialmente la cara, las manos y los pies. En la cara, se debe aplicar la crema por la nariz, labios y orejas, pero nunca por los párpados porque la crema puede entrar en los ojos y causar irritaciones. Los párpados deben protegerse con el uso de gafas de sol y un gorro de ala ancha.

2. Aplica la crema 30 minutos antes de salir de casa. Debido a que las sustancias del protector solar no empiezan a hacer efecto en la piel hasta 20 minutos después de aplicarlo, conviene ponerlo en casa antes de salir. Evita que tus hijos se pongan la camiseta inmediatamente después de aplicarlo para que el tejido de algodón no absorba la crema. Pero sobre todo, no esperes a llegar a la playa o a la piscina para ponerles la crema porque durante la primera media hora de exposición al sol suelen producirse las quemaduras.

3. Renueva el protector solar cada 2 horas. La frecuencia de renovación habitual de la crema solar es cada 2 horas, pero como los niños se están bañando frecuentemente, juegan con el agua y mantienen mucha actividad física al estar jugando constantemente, renueva su protector solar cada menos tiempo.

4. Aplica protector solar también en días nublados. Aunque parecen días de sombra, en los días nublados también hay que poner crema solar, porque las radiaciones solares atraviesan las nubes.

5. Dedica más atención a las zonas más sensibles. Las zonas donde la piel es más fina es la más propensa a quemarse. También las partes del cuerpo que sobresalen, como los hombros y la nariz, las zonas donde se concentran la mayoría de quemaduras solares. 

6. No olvides ninguna zona. Extendemos con mimo la crema por la cara, pero a veces olvidamos la zona del empeine de los pies, las rodillas y las orejas. ¡No las olvides!

 Fuente consultada: Asociación Española de Pediatría (AEP).

Dibujos para colorear de la playa

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud