Cuando el niño se fractura el dedo del pie

Rotura en la infancia del dedo del pie

  • compartidos

Una fractura en un dedo del pie es una rotura de uno o más huesos de los dedos llamados falanges, generalmente más frecuentes en el primer y segundo dedo (dedo gordo y siguiente), ya que son los que más movilidad y “uso” tienen.

En Guiainfantil.com respondemos a todas las dudas que pueden surgir en caso de que el niño se rompa un dedo del pie.

Qué hacer si el niño se fractura un dedo del pie

Rotura del dedo del pie

¿Causas de una fractura de un dedo del pie? La causa más común es un golpe directo al dedo. Es posible que esto suceda mientras juega a algún un deporte o si tropieza. Las fracturas en niños menores de un año son poco comunes porque sus huesos son flexibles. Las causas de las fracturas en niños pequeños podrían ser problemas en la formación del hueso, tumores o abuso físico.

¿Cuáles son los signos y síntomas? El dedo del pie se dobla en un ángulo anormal produciendo dolor, inflamación o enrojecimiento, moretones, incapacidad para doblar o mover el dedo del pie, para caminar o apoyar peso en ese dedo. 

¿Cómo se trata una fractura en un dedo del pie? El médico llevará a cabo un examen físico y le preguntará sobre la lesión. Es posible que necesite que le hagan una radiografía.

Se puede utilizar un vendaje elástico o una férula para que el dedo del pie de su hijo esté en la posición correcta. Se utiliza cinta co-adhesiva para unir el dedo del pie fracturado con el dedo de al lado. Estos ayudan a proteger el dedo fracturado y limitan el movimiento del dedo para que pueda sanar. Los dispositivos de apoyo incluyendo un bastón, muletas, pueden ser necesarios, incluso sillas de ruedas infantil si es necesaria la movilidad del niño. 

Si se trata de una fractura cerrada, se puede proceder a su reducción, que es un procedimiento en el que los médicos intentan colocar los huesos del niño en su lugar, pudiendo necesitar anestesia local o no. Con respecto a las fracturas abiertas, la cirugía puede ser necesaria si el hueso está fuera de lugar o se daña la articulación del dedo del pie. La cirugía puede incluir el uso de alambres, clavijas u otros dispositivos para mantener el hueso de su hijo en su lugar mientras se sana.

¿Qué cuidados debo tener en casa? Haga que su niño descanse para que el dedo del pie pueda curarse. Aplique hielo en el dedo del pie del niño durante 15 o 20 minutos cada hora o según las indicaciones del médico. El hielo ayuda a evitar mayor daño al tejido y a disminuir la inflamación y el dolor. Eleve el dedo del pie del niño por encima del nivel de su cadera con la mayor frecuencia posible apoyado sobre almohadas o mantas para mantenerlo elevado cómodamente. Siga la pauta de medicamentos que haya dispuesto el médico, como antiinflamatorios, analgésicos, etc.

A diferencia de otras lesiones que pueden tener los niños, las fracturas al sanar generan lo que llamamos el “callo de fractura”, mucho más duro y resistente que el propio hueso en sí. Con lo que, sin querer decir que no vaya a producirse alguna fractura más en ese hueso, casi podemos asegurar que en ese mismo punto no pasará.

Ejercicios para embarazadas. Relajación y estiramientos paso a paso

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud