Los dolores de crecimiento en los niños

Molestias en las etapas de crecimiento infantil

  • compartidos

Los dolores de crecimiento son muy frecuentes en la infancia, afectando a entre un 10% y un 20% de niños entre 3 y 10 años. No se conoce muy bien la causa de estos dolores, ya que no suelen guardar relación con la velocidad de crecimiento, ni con el cierre del cartílago de crecimiento, aunque a veces coinciden con épocas de mayor crecimiento o 'estirones'.

Cuándo se producen los dolores de crecimiento en los niños

Niño midiendose

Se producen episodios de dolor por crecimiento normalmente por la tarde o noche, referido a los miembros inferiores. Estos dolores suelen durar entre 10 y 30 minutos, y se dan habitualmente en la región pretibial (en la parte delantera de las pantorrillas), gemelos, huecos poplíteos (la parte posterior de las rodillas) o muslos. Su intensidad es variable, llegando incluso a despertar al niño por la noche.

El dolor no se localiza en un punto concreto. Es más bien difuso, y cambia de localización, por ejemplo un día puede afectar a una pantorrilla y otro día al muslo de la pierna contraria. La sintomatología es intermitente generalmente, con intervalos sin dolor, que pueden oscilar de días a semanas. Es decir, pueden presentarlos una noche y luego estar sin síntomas unas semanas. 

 Cómo tratar los dolores de crecimirnto infantil

Los dolores de crecimiento en los niños ceden con calor local. Puedes ponerle una manta eléctrica durante unos minutos, por ejemplo. También pueden aliviar los dolores los masajes en la zona dolorida. Y pueden mejorar con estiramientos musculares de la extremidad afectada. También pueden administrarse los analgésicos habituales (paracetamol o ibuprofeno). Responden bien pasados unos 10 ó 15 minutos.

Cuándo acudir al médico por los dolores de crecimiento del niño

Su pronóstico es benigno y tienden a desaparecer con la edad. El diagnóstico se basa en la anamnesis (en las preguntas que os hará el pediatra sobre el dolor) así como en la ausencia de alteraciones en la exploración articular (las articulaciones no están inflamadas ni enrojecidas), por lo que no requiere exploraciones complementarias. 

Deben acudir al médico:

- Si el dolor es muy persistente

- Si observa que una articulación o una zona concreta está hinchada o enrojecida

- Si ocurre tras una lesión o traumatismo

- Si el niño tiene fiebre, cojera, erupciones cutáneas, pérdida de apetito, debilidad, cansancio o se observa un comportamiento anormal en el niño.

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud