La relación entre la respiración y la voz en los niños

Cómo deben respirar los niños para hablar bien

  • compartidos

La respiración y la voz son dos procesos que están estrechamente relacionados, hasta el punto de que hablar de forma correcta depende en gran medida de saber respirar bien.

Algunos trastornos del habla que afectan tanto a niños como adultos, por ejemplo las afonías o algunas lesiones en las cuerdas vocales, están provocadas por una mala técnica respiratoria. También enfermedades como anginas, faringitis o laringitis aparecen en consecuencia a este problema. 

Es muy importante que los niños aprendan a respirar bien para que tengan desde pequeños una fonación saludable y eviten la aparición de molestias relacionadas con el lenguaje y el sistema respiratorio.

La voz en los niños

  Niño respira por la boca

El proceso de comunicarse a través de la voz en los niños es idéntico al de los adultos, aunque en la pubertad se agrave el tono debido a cambios en las estructuras que producen el sonido, más notable en los varones. 

Para producir la voz, es imprescindible el aire que entra en los pulmones a través de la respiración y que al salir hace vibrar las cuerdas vocales, fundamentales para hablar correctamente. 

Niños que respiran mal

Cuando el niño respira de forma incorrecta, introduce menor cantidad de aire y esto reducirá su potencia de voz y su capacidad para alargar los sonidos, ya que se ve disminuida su frecuencia respiratoria.

Además, el aire que entra en los pulmones del pequeño lleva oxígeno. Si el aporte de este gas es bajo, también desciende su concentración en sangre, lo que puede disminuir sus capacidades psicomotrices.

Es muy frecuente también que los niños respiren inspirando por la boca en vez de hacerlo por la nariz. Este proceso impide el calentamiento del aire y la acción antipatógena que se lleva a cabo en las fosas nasales. Por tanto, una mala respiración puede causar enfermedades respiratorias que afectan al habla. 

Enseñar a los niños a respirar bien

Aunque el hecho de respirar es un proceso involuntario, es necesario aprender a hacerlo bien, y es mucho más fácil si se hace desde niño. La técnica que recomiendan los expertos es la llamada respiración diafragmática, que permite llenar los pulmones desde abajo gracias a la actuación del diafragma. Así aumentará la capacidad de producir la voz y el aporte de oxígeno.

Para enseñar esta técnica a tu hijo, debes explicarle la importancia de introducir el aire por la nariz y de expulsarlo por la boca. Coloca su manita sobre su abdomen, justo donde termina el esternón, para que note como se levanta al introducir el aire. 

Practica con el niño la respiración diafragmática varias veces al día, para que se acostumbre a respirar bien de forma involuntaria, abandonando los malos hábitos que pueden derivar en trastornos del habla. 

. Redactora de GuiaInfantil.com

Dibujos para colorear de partes del cuerpo humano

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud