Consejos para ayudar a los niños a pronunciar la r y la s

Cómo corregir los problemas de dislalia durante la infancia

  • compartidos

La dificultad para pronunciar de forma correcta ciertos sonidos o grupos de sonidos se conoce como dislalia y puede afectar a cualquier sonido, consonante o vocal. No todos los sonidos se adquieren a la misma edad y esto hay que tenerlo en cuenta para no preocuparnos en exceso ni forzar a los niños a articularlos antes de tiempo. 

Por ejemplo, es normal que un niño a los tres años diga 'data' en lugar de 'rata', pues la 'rr', es generalmente el sonido más complicado y suele ser el más tardío en aparecer en la secuencia del desarrollo.

Los sonidos que más dificultades presentan en los niños

Niño juega con coche

Generalmente los sonidos que más problemas producen son los que se adquieren más tardíamente como la r, s, l, z, ch al ser los más complicados de pronunciar. Las causas que pueden estar detrás de una mala articulación de uno o varios sonidos pueden ser muchas:

- La inmadurez de los órganos articulatorios: niños que apenas han masticado o que han seguido usando biberón o chupete después de los tres años.

- Problemas orgánicos relacionados con perdidas auditivas, frenillo lingual, problemas respiratorios, anomalías o malformaciones de los órganos del habla...

- Niños con retraso durativo.

- El bilingüismo, la deprivación ambiental, la sobreprotección (imitar su lenguaje infantil...)

- Falta de control de la motricidad fina.

- Errores perceptivos y dificultad para imitar movimientos.

- La presencia de discapacidad, etc.

Consejos para prevenir en el niño problemas para pronunciar un sonido

Algunos consejos nos pueden ayudar a prevenir los defectos articulatorios:

Habitúa a tu hijo a que respire por la nariz, enséñale a limpiarse las mucosidades sonándose. 

Para fortalecer los órganos articularios conviene que los niños tomen alimentos sólidos que les exijan cierto esfuerzo al masticar.

- Es recomendable hacer una exploración de a audición siempre que se detecten problemas del habla. 

- Juega con él a reconocer sonidos, a diferenciar unos de otros (timbre, coche, instrumentos, partes del cuerpo...)

- Ejercita los órganos de la articulación: jugad a mover la lengua (sacarla, meterla, subirla, bajarla...), haced muecas con los labios, soplad, haced gárgaras...

- Jugad a imitar onomatopeyas: animales, ruidos del ambiente (pon-pon, jajaja, rig-ring...)

La implicación de maestros, logopedas y familia será fundamental para detectar cualquier alteración del habla  y para realizar la intervención más conveniente en cada caso lo antes posible.

Juegos para niños con cajas de cartón recicladas

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud