Diez estrategias para profesores de niños TDAH

Pautas para maestros de niños con déficit de atención e hiperactividad

  • compartidos

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad es el nombre clínico que recibe el problema que sufren los niños y adultos que muestran dificultad para mantener la atención, además de impulsividad e hiperactividad. Los niños TDAH tienen más dificultades que los demás para controlar su comportamiento, para organizar sus tareas o incluso finalizarlas.

Gran parte de estos síntomas se desatan con más fuerza en el aula, y sin la atención adecuada, los niños con déficit de atención con o sin hiperactividad, pueden llegar a fracasar en los estudios. Una ayuda muy importante pueden recibirla de sus educadores, ya que estos pueden seguir unas pautas en clase que les ayuden a mejorar su concentración e impulsividad.

10 pautas que han de seguir los maestros de niños TDAH

Pautas para profesores de niños con TDAH

1- Conviene que estén sentados en los asientos delanteros de la clase, más cerca del profesor y alejados de ventanas o puertas donde puedan distraerse con mayor facilidad.

2- Es bueno que los profesores mantengan contacto visual con los niños y se dirijan a ellos para captar su atención

3- No es recomendable saturar al niño con tareas de refuerzo o demasiados deberes, su tiempo de estudio ha de ser limitado y acorde con su capacidad para evitar que se frustre.

4- El profesor debe estar especialmente pendiente de repasar las tareas encomendadas e ir entrenándole para que pueda supervisarlas él sólo finalmente de forma autónoma.

5- Si no le da tiempo a realizar las tareas o a apuntar los deberes, el profesor puede designar a un niño que trabaje de forma más eficaz y que pueda servirle de guía, uno que pueda prestarle el cuaderno si no le dio tiempo a completarlo o la agenda para verificar los deberes.

6- La caligrafía de los niños TDAH no suele ser muy buena, en lugar de regañarles constantemente por ello, es preferible prestar atención a si está bien escrito y sin faltas de ortografía. Sí se le hará borrar la palabra si no es legible.

7- Trabajar el refuerzo positivo, recordando al niño cuando lo hizo bien y por qué, ya sea porque realizó bien un problema, su caligrafía era bonita y legible o los cuadernos están pulcros y ordenados. Es preferible que el profesor cuantifique el esfuerzo y no el resultado.

8- Si el profesor nota que está distraído, en vez de forzarle a trabajar, es preferible dejar que descanse cinco minutos y retome la tarea más adelante con más ganas.

9- Mostrar paciencia con él y no pretender solucionar todos los problemas a la vez, ir poco a poco solucionando primero los más sencillos.

10- Es fundamental que la comunicación entre el profesor y la familia sea muy fluida y constante, realizando tutorías con frecuencia y manteniendo contacto a través de la agenda escolar para estar al tanto de cualquier cambio o suceso.

Juegos para estimular la fantasía y la creatividad en los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud