Bañar al niño. Cuándo pasarle de la bañera a la ducha

El baño y la ducha como parte imprescindible en la higiene del niño

  • compartidos

El baño es un momento mágico para los niños. Desde que son bebés, se convierte en un instante de relax y disfrute. Según van creciendo, el momento de relax se torna en diversión. Y no es extraño que el niño quiera permanecer en el agua más tiempo del recomendado. Pero, ¿y la ducha?, ¿puede ser una alternativa al baño?, ¿a partir de qué edad puedo duchar al niño?

El baño como lugar de diversión y relax para los niños

Niña en la bañera con la ducha

Es normal que el niño asocie el momento del baño con la diversión. Es un medio en donde juegan y desarrollan su imaginación de mil maneras. El baño tiene muchos beneficios para el niños, no sólo físicos. Además de contribuir a mantener una correcta higiene de nuestro hijo, estimula su imaginación y aporta un momento de distensión. Sin embargo, los dermatólogos recomiendan que el baño no dure más de 20 minutos, que el agua no esté demasiado caliente, sino tibia y que no sea diario, porque la piel recibe un exceso de agua que lo único que hace es resecarla. Además, bañarse demasiado también puede destruir la barrera de protección de la piel (el manto ácido, hidro-lipídico y córneo). Entonces, ¿qué alternativa tengo?

Cuando puedo pasar al niño del baño a la ducha

La ducha ofrece muchas ventajas. Es cierto que el niño ya no puede jugar como lo hacía en la bañera, pero en cambio podrá ducharse a diario y la piel no se resecará tanto. En realidad la ducha no entiende de edades. Puedes empezar a ducharle desde el principio, aunque los pediatras recomiendan que en los primeros meses optemos por el baño, porque es más relajante para el bebé y mucho más sencillo para la madre. Un buen momento para pasar al niño del baño a la ducha es cuando empieza a andar y ya se sostiene por sí mismo sin necesidad de ayuda. La ducha se convertirá en un ritual de higiene básico. Poco a poco le puedes enseñar a coger la esponja y limpiarse todo el cuerpo. Así, cuando tengan cinco o seis años, ya podrá hacerlo solo (aunque siempre vigilados y con ayuda). 

A partir de los 10 años ya serán capaces de lavarse el pelo por sí mismos y no necesitarán ayuda. Hasta entonces, tendrás que echarle una mano a la hora de frotar la cabeza.

Juegos para el baño del bebé

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud