La tenia o solitaria durante la infancia

Qué es una tenia y cómo puede afectar a los niños

  • compartidos

¿Puede mi hijo tener una tenia? Pues sería raro, muy raro, pero la respuesta es afirmativa. Las tenias son unos gusanos planos que se fijan en el intestino delgado y conviven con el paciente sin ocasionarle ningún beneficio, por eso se llaman parásitos.

Te contamos cómo identificar la presencia de la tenia en los niños, cómo se diagnostica y cuál es el tratamiento. 

Síntomas de tenia o solitaria en los niños

Médico con madre e hija

Los principales síntomas que ocasionan las tenias en los niños son:

- Molestias abdominales.

- Tendencia a la diarrea.

- Anemia leve.

- Adelgazamiento. 

Precisamente, por este último síntoma (adelgazamiento), la tenia es más conocida como la 'lombriz solitaria', o simplemente la 'solitaria'. Y es que a principios del S. XX se vendían cisticercos (larvas) para adelgazar, sin necesidad de dieta ni ejercicio. Dado que no se trata de ningún remedio, sino de una enfermedad que puede presentar complicaciones, semejante aberración  comercial se mantuvo durante pocos años. Sin embargo, en nuestros días todavía se descubren algunos casos de adolescentes y adultos que, voluntariamente, deciden compartir su comida con este 'mágico' y peligroso gusano adelgazante que puede llegar a medir entre 3 y 4 metros.

Cómo se contagia el niño con una tenia y cuál es el tratamiento

El principal mecanismo de contagio es mediante la ingesta de larvas procedentes de carne de vaca o cerdo que no ha pasado los controles obligatorios por parte de veterinarios, y que además ha sido poco cocinada. En el caso de carne de vaca nos infestaremos por la llamada Taenia solium, mientras que si la carne contaminada es de cerdo nos infestaremos por la Taenia saginata. Por cierto, no existe ninguna errata, nos infectamos por virus y bacterias, pero nos infestamos por parásitos. Esa es la terminología correcta.

Lo habitual es que el ser humano actúe como huésped definitivo, es decir, lo que hemos comentado hasta ahora: ingiere la larva y el gusano se desarrolla en el intestino delgado. Sin embargo, con las tenias existe la particularidad de que también podemos actuar como huésped intermediario. El gusano adulto elimina huevos en las heces de la persona o animal infestado. Si no somos cuidadosos y no nos lavamos bien las manos, en el extraño caso de que conviviéramos con una persona infestada por una tenia, podríamos ingerir estos huevos, que se alojarían en los músculos y en  lugar de desarrollar un gusano adulto darían lugar a las larvas o cisticercos. De esta forma se cerraría el ciclo de vida del parásito.

Las larvas, además de en los músculos, también se pueden hospedar en el cerebro. A lo largo de los años van creciendo poco a poco hasta ocupar un importante espacio dentro del cerebro, dando lugar a cuadros de convulsiones. Esta situación se conoce como neurocisticercosis y es muy infrecuente en Europa y América del Norte, pero bastante habitual en América Latina, hasta el punto que los pediatras decimos que 'una convulsión afebril en un niño sano, procedente de Sudamérica, y sin antecedentes de epilepsia, es una neurocisticercosis hasta que se demuestre lo contrario'.

Como casi siempre, todo tiene tratamiento y los infestados se curan tras tomar medicamentos antiparasitarios. No obstante, hay que vigilar lo que se come, lavarse bien las manos antes y después de ingerir alimentos y, sobre todo, no hacer caso a charlatanes que vendan pastillas adelgazantes mágicas. Para perder peso, lo mejor es hacer ejercicio y no picarn entre horas. Otras recetas, pueden salir rana (o lombriz).

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud