Síntomas de la hepatitis durante la infancia

Qué causa la hepatitis infantil y cuántos tipos de hepatitis existen

  • compartidos

La hepatitis es una enfermedad silenciosa. Puede que nuestro hijo haya enfermado y no nos demos cuenta hasta después de mucho tiempo. Los síntomas a menudo se confunden con los de muchas otras enfermedades. Y sin embargo, la hepatitis puede ser una de las más perjudiciales para uno de los órganos más importantes del cuerpo: el hígado. Aprende a detectar los síntomas de esta enfermedad a tiempo. 

Qués es la hepatitis infantil

Niño cansado

La hepatitis es una enfermedad que afecta al hígado. Puede dañarle parcial o totalmente. Depende en gran medida, del tipo de hepatitis que sea y de la detección precoz de la enfermedad. El hígado se encuentra en la parte superior derecha del abdomen. Su función es depuradora: limpia la sangre de sustancias tóxicas. También funciona como una especie de almacén, guardando vitaminas y minerales. Y en gran medida, es el responsable de que los músculos estén fuertes y sanos, ya que también genera aminoácidos. El hígado controla que el cuerpo reciba las dosis de glucosa adecuadas y genera un líquido esencial para el estómago llamado bilis. Como ves, es un órgano 'multiusos', indispensable para el cuerpo. 

El problema llega cuando una infección ataca al hígado e interfiere en sus funciones. La inflamación del hígado en los niños suele darse por un motivo vírico. Dependiendo del tipo de virus que ha causado la inflamación, hablamos de hepatitis A, B o C (también hay virus de tipo D, E y G).

Tipos de hepatitis infantil

- La más común de las hepatitis en los niños es la hepatitis A. Se debe a un virus (VHA) que anida en las heces. El contagio es fecal-oral. De ahí la importancia de concienciar a los niños de que deben lavarse muy bien las manos después de ir al servicio. También se puede contraer por medio de verduras, hortalizas o de agua contaminadas, que no guardan las medidas de higiene necesarias. La parte positiva de esta enfermedad es que se cura por sí sola y no tiene por qué volver a aparecer.

- La forma más agresiva de la hepatitis es la B y C, aunque éstas son mucho menos comunes en los niños. Se producen por un contagio a través de la sangre o fluidos corporales infectados. Las embarazadas con esta enfermedad sí pueden transmitirla al bebé durante el parto.

Síntomas de la hepatitis en los niños 

Los síntomas de la hepatitis infantil a menudo pasan inadvertidos, ya que en los niños más pequeños, apenas se aprecian. La enfermedad se diagnostica mediante un análisis de sangre. Los niños con hepatitis se muestran más cansados. A veces pueden tener la sensación de 'estar incubando una gripe', incluso tener algo de fiebre.  A menudo se quejan de dolor de tripa. Pueden sufrir diarrea y episodios de vómitos. Su piel es algo más amarillenta de lo normal. Su orina es de color marrón oscuro y las heces de color claro. También puede darse una pérdida de apetito y de peso repentino. 

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud