Cómo afecta el enterovirus al sistema nervioso de los niños

Los síntomas neurológicos en la infancia por culpa del enterovirus

  • compartidos

Los enterovirus siempre han estado, están y estarán cerca de nosotros, de nuestros niños y de toda la población mundial. No son exóticos u originarios de países lejanos como el ébola, zika, chikungunya... 

Los enterovirus normalmente no son muy problemáticos, pero en ocasiones, los síntomas pueden complicarse. 

Enfermedades que transmite el enterovirus a los niños

Niña enferma con fiebre

Los enterovirus, en la mayoría de las veces, aunque nos visiten, lo harán sin demasiados problemas. De hecho, es el causante de todas estas enfermedades:

- El virus 'pie-mano-boca'.

- Herpangina (un tipo de anginas víricas).

- Algunas gastroenteritis (vómitos y diarreas).

- Algunos catarros o algunas bronquitis.

Pues bien, muchas de estas enfermedades están producidas por los famosos y actuales enterovirus. Si tienes un conocido o familiar de más de 52-55 años con una pierna mucho más delgada y débil que la otra, desde niño, lo que le ha llevado a cojear toda su vida, fue por la temible polio, producida también por un enterovirus al que se consiguió arrinconar gracias a las vacunas (los pediatras siempre recomiendan la vacunación).

Cómo afecta el enterovirus a los niños

La palabra enterovirus deja clara la ubicación predilecta de estos microorganismos: en griego entero se dice  “εντερο”  y significa intestino, dentro o hacia adentro.

Todos sabemos qué síntomas conlleva pasar una gastroenteritis. Los enterovirus son virus que pueden encontrarse en el intestino y se eliminan habitualmente por las heces. Pero también se pueden transmitir al toser o al hablar o por la saliva; por eso les llamamos a las enfermedades que son fáciles de transmitir de estas dos formas, enfermedades de transmisión fecal-oral.

Por eso, la mejor manera de tenerlas a raya es lavándonos con agua y jabón las manos al cambiar pañales, antes de comer, etc.  y evitar hablar o toser cerca de la cara de otra persona o de otro niño sin un pañuelo que dificulte la expansión de los virus, si estamos/están enfermos (aunque en el 50-80 % de las ocasiones, los virus se transmiten también desde portadores sin síntomas).

Hay que recalcar que en la mayoría de los casos, los síntomas que producen estos enterovirus son: mocos, tos, fiebre, erupciones o diarreas, agrupándose de manera combinatoria, de dos en dos, de tres en tres, de cuatro en cuatro o todos juntos; en muchas otras ocasiones solo encontraremos uno de estos síntomas. Como ves, las posibilidades son numerosas.

Cuándo ataca el enterovirus al sistema nervioso del niño

Lo que ya no es tan frecuente es que estos virus ataquen al sistema nervioso del niño. Y en eso sí que hay que estar muy atentos. En estos casos, el enterovirus puede causar meningitis, encefalitis, parálisis u otros graves síntomas, pero esto no es nuevo. Ya en 2001,un Hospital de Oviedo (España), se revisaron las historias de 94 casos de meningitis víricas que tuvieron lugar entre mayo de 1996 y septiembre de 1997; en el 63 % de los casos la causa fue la infección por un enterovirus (en la literatura médica consta que los enterovirus son los responsables de un 85-95 % de las meningitis víricas en niños). En este brote estudiado todos evolucionaron bien y sin secuelas. 

Es frecuente que haya brotes al final de la primavera, principios de verano y otoño, aunque pueden 'atacar' en cualquier época del año como sucede en países de clima tropical. La franja de edad en la que suele haber más casos se sitúa por debajo de los 6 años y en la agrupación que nos afecta está sobre los 2 años de vida.

Bibliografía consultada: 

Tratado de Pediatría M Cruz, 2006

Enterovirus Infections of the Central Nervous System in Children (H. Rudolph H. Schroten febrero 2016)

Meningitis por enterovirus. Características epidemiológicas, clínicas y de laboratorio en una serie de 60 niños. (C. Pérez Méndeza)

Departament de Salut Generalitat de Catalunya

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud