Causas de dolor abdominal en la infancia

Qué indica el dolor abdominal en los niños

  • compartidos

Si bien el dolor abdominal es un motivo de gran preocupación para los padres, su gravedad es muy variable. Dependiendo de su tiempo de evolución, se puede clasificar en dolor abdominal agudo (si dura pocos días) o crónico (si dura al menos un mes). Las causas que pueden motivar uno y otro son innumerables.

Dependiendo de los síntomas que acompañen al dolor abdominal, y la durabilidad del dolor, se pueden desarrollar cuatro posibes causas. 

Causas de dolor abdominal en los niños

Niño con dolor abdominal

Apendicitis aguda: cursa clínicamente con fiebre (temperatura entre 37 y 37,5º), vómitos y un dolor abdominal intenso, constante, progresivo en intensidad, que en principio es difuso para después focalizarse en la parte inferior derecha del abdomen. Para su diagnóstico, lo principal es hacer una buena historia clínica y una detallada exploración física. Como complemento, podemos solicitar una ecografía abdominal y/o un análisis de sangre. Su tratamiento es quirúrgico.

Dolor abdominal por ganglios: igual que tenemos ganglios en el cuello, también hay ganglios cerca del intestino. Cuando éstos aumentan de tamaño, el dolor puede parecerse al de la apendicitis aguda (también duele la parte inferior derecha), pero no suele ser tan intenso. El niño, además, suele tener síntomas catarrales. El tratamiento consiste en administrar calmantes a demanda.

Dolor abdominal por gastroenteritis: cursa con dolor abdominal difuso y cólico ('aparece, se hace más intenso y después se va'). Se acompaña de vómitos y deposiciones blandas. A veces hay también fiebre o febrícula. Este dolor a veces se alivia con los calmantes convencionales (paracetamol, ibuprofeno, metamizol), pero no responde tan bien como en otros dolores, como el de la cefalea o los dolores de origen ósteo-muscular. 

Dolor abdominal de larga duración o crónico: supone el 3% de las consultas pediátricas. Su prevalencia aumenta con la edad, y tiene un carácter recurrente (viene y va en el tiempo). La causa exacta se desconoce, si bien la mayoría de estos niños tienen un problema de alta sensibilidad al dolor, además de un factor psicológico (estrés, alto nivel de exigencia en los estudios, etc.). En este cuadro no suele ser preciso hacer exploraciones complementarias, salvo que haya signos de alarma. Entre éstos: dolor alejado del ombligo, despertares nocturnos, presencia de sangre en las heces, vómitos, fiebre, inflamación articular, pérdida de peso y antecedentes familiares de enfermedad inflamatoria intestinal.

Por último, cabe recordar que no siempre el dolor abdominal se debe a un problema en el tubo digestivo. Entidades como las neumonías de la base pulmonar, los infartos de cara inferior, la diabetes, o enfermedades metabólicas poco frecuentes como la porfiria también lo pueden ocasionar.

Dibujos para colorear de comidas y alimentos

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud