15 consejos para tratar sin fármacos el ardor de estómago en los niños

Consejos y trucos para prevenir y tratar el ardor de estómago en la infancia

  • compartidos

El ardor o acidez de estómago (pirosis) es probablemente uno de los síntomas más automedicados por parte de los pacientes. Y sí, también en el caso de los niños.

El acceso a los fármacos que alivian las molestias estomacales es libre, y así debe seguir siendo, pero conviene saber que no en todos los casos es necesario tomar medicamentos, y que existen opciones no farmacológicas para mejorar el ardor de estómago.

Cómo tratar sin fármacos el ardor de estómago de los niños

Cómo tratar el ardor de estómago en los niños

Para tratar sin fármacos el ardor de estómago en los niños, sigue estos consejos:

1. Evitar empachos. Evitar la ingesta abundante de alimentos. Es mejor realizar varias comidas pequeñas a lo largo del día que pocas pero copiosas comidas.

2. Reducir el consumo de comidas que reducen el tono del esfínter esofágico inferior (sobre todo chocolate y alimentos ricos en grasas y azúcares refinados).

3. Evitar alimentos que son irritantes directos del estómago (por ejemplo, zumos de cítricos, picantes, productos que lleven tomate y el café). 

4. Reducir la ingesta de productos aerofágicos, es decir, que aumentan la cantidad de aire en el estómago y aumentan las molestias en dicha localización (por ejemplo, bebidas carbonatadas o mascar chicles o caramelos).

5. Masticar bien la comida, con calma y tranquilidad, disfrutando de los beneficios sociales y familiares que siempre supone el hecho de sentarse a almorzar. Comer demasiado rápido hace que nuestro estómago tenga que trabajar más después y las digestiones sean más pesadas.

6. Evitar tabaco y alcohol, de consumo raro e ilegal en niños, pero no tan raro en adolescentes, aunque siga siendo ilegal.

7. Hacer ejercicio de forma regular. El sedentarismo facilita la dispepsia y la obesidad.

8. Descansar de forma adecuada, con ese mínimo de 8 horas de sueño que médicos y no médicos recomiendan.

9. No acostarse directamente después de comer o cenar. Es recomendable que transcurran al menos 2-3 horas antes de ir a la cama para facilitar el vaciado del estómago. 

10. En caso de obesidad, la reducción de peso alivia los síntomas, pues se ejerce menor presión sobre el abdomen.

11. Evitar el uso de ropa apretada.

12. En caso de exámenes o en otras situaciones en las que su hijo pueda estar nervioso, trate de tranquilizarle, pues el estrés empeora los síntomas de la acidez de estómago.

13. Levantar  el cabecero de la cama por lo menos 15-30 cm, pero no mediante almohadas que al final doblan el cuerpo y pueden aumentar a presión dentro del estómago. Se debe inclinar toda la cama, por ejemplo mediante cuñas de espuma de goma. Esta recomendación no es útil en lactantes. 

14. En algunos lactantes, pregunte a su pediatra si su hijo se pudiera beneficiar de retirar las proteínas de la leche de vaca en la dieta.

15. Algunos alimentos pueden mejorar los síntomas de la acidez, como por ejemplo la leche o yogures desnatados, el regaliz, algunas infusiones, o el clásico bicarbonato de sodio, si bien no siempre se consigue un efecto positivo.

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud