De qué depende el crecimiento de los niños

Qué factores influyen en la altura de los niños

  • compartidos

Todos los padres quieren que sus hijos se desarrollen bien sin problemas importantes de salud y sean listos y guapos, pero hay algo que invariablemente siempre sale a relucir en la consulta del pediatra:  ¿Dr., mi hijo, será alto? ¿Cuánto medirá? Es difícil oír en la consulta del pediatra: ¿Dr., cuánto pesará cuando tenga 18 años? ¿Vivirá muchos años? 

Todos sabemos que de padres altos tendremos niños altos y que de padres bajitos… ¿o tal vez no? El caso es que estos últimos no suelen conformarse con las previsiones que suelen hacerse... Entonces, ¿la talla final de un niño depende de la genética, de la alimentación o de otros factores que no conocemos bien?

9 factores que determinan la estatura de los niños

Niña mide a niño

1. Genética: Pues está claro que la genética es el factor con más influencia sobre la talla final de un individuo: los pigmeos no tendrán niños que alcancen los dos metros ni los alemanes tendrán niños que de adultos no pasen de metro y medio; o por lo menos esto no sucedería en muchas y muchas generaciones.

2. La raza y el sexo: Los chicos crecerán más que las chicas

3. El ambiente geográfico y climático: Pueblos que viven a gran altura suelen tener una talla algo menor; un 6 % de la población mundial vive por encima de los 1.500 metros.

4. La alimentación: Una óptima nutrición desde el útero materno hasta el final del crecimiento en la adolescencia tardía. 'Óptima' no significa que cuánto más coman más crecerán, aunque sea comida saludable. Lo que está sucediendo en estos últimos años es que los niños están creciendo a lo ancho más que a lo alto. No se les debe obligar a comer, ya que su apetito es el indicador perfecto para que ellos mismos regulen la cantidad que necesitan. 

5. Zonas pobres: Una situación de extrema pobreza con ambiente político y geográfico desfavorable,  y escasa atención sanitaria podrían desembocar, como así sucede aún en muchos países africanos, en grave desnutrición con crecimiento muy inferior al teórico y un peso muy bajo. Una alimentación de calidad es una inversión a largo plazo para que el niño alcance de adulto una salud de hierro y una alta calidad de vida.

6. Algunas enfermedades crónicas importantes como una cardiopatía congénita grave no corregida, la enfermedad celíaca clásica con toda su expresividad y no diagnosticada en edades tempranas, un déficit de hormona del crecimiento, una enfermedad renal importante, etc., pueden afectar negativamente a la talla final del niño.

7. Deporte: La actividad física mediante el juego y el deporte estimulan la producción de células óseas que ayudarán a formar huesos sanos y resistentes que alcanzarán el tamaño máximo que los genes tengan previsto cuando las epífisis y metáfisis se suelden al final del crecimiento, entre los 17 y 21 años de edad en los varones.

8. Las horas adecuadas de sueño: La hormona del crecimiento o GH o somatotropina tiene una actividad mayor por la noche aunque también se segrega en picos cada 3-5 horas por el día. Hay otras hormonas que pertenecen al sistema neuroendocrino que también tienen influencia en los procesos de maduración y crecimiento de tejidos en el organismo e interactúan con los genes y los factores ambientales.

9. El amor, el cariño, que el niño se sienta bien cuidado, respetado y considerado, la ausencia de estrés, un ambiente familiar agradable y sin tensiones… todo redundará en un estado de salud completa tanto física como emocional y mental que provocará el mejor resultado que los genes tenían dispuesto en sus códigos internos.

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud