Cómo cuidar de la salud familiar en verano

Consejos para disfrutar del verano con salud, protección y seguridad

  • compartidos

El verano es una estación fantástica, pero no está exenta de amenazas para la salud de los niños y de la familia. El calor, el mar, la piscina, los desplazamientos en automóvil... son sólo algunos de los factores de riesgo. Apunta las claves para evitar ahogamientos, otitis, cortes de digestión y golpes de calor, entre otros posibles problemas. 

Consejos para cuidar la salud de la familia en verano

Consejos de salud para la familia en verano

Aquí tienes una serie de consejos que te pueden ayudar a evitar disgustos en verano:

- En la piscina y la playa: el principal riesgo en playas y piscinas es el ahogamiento, aunque los baños prolongados también provocan otitis en los niños y las piscinas suponen un foco de infección de hongos.  Respeta todas las normas de seguridad para evitar ahogamientos y vigila que los niños lleven manguitos, chalecos o flotadores en correcto estado si aún no saben nadar. Para evitar la otitis, puedes usar tapones o secar los oídos muy bien al salir del agua. Procura que los niños no olviden ponerse calzado adecuado en la piscina y secarle muy bien los pies (también entre los dedos). Evitarás la infección de hongos.

- Cuidado con los golpes de calor: Evita exponerte al sol en las horas de más calor (entre las 12h y las 16h). Y vigila que tus hijos estén hidratados. Dales de beber más a menudo y opta por un menú con alimentos que contengan más agua. Si aún así nstas síntomas de un golpe de calor (mareos, door de cabeza, vómitos..), acude de forma inmediata a un centro hospitalario. Evita las insolaciones llevando siempre una gorra o resguardándote del sol bajo una sombrilla. 

- Precaución en los desplazamientos por carretera: En verano aumentan los accidentes de tráfico. Los niños son los más vulnerables. Revisa que la sillita donde viajan es la adecuada y no superes los límites de velocidad establecidos. Descansa cada dos horas si el viaje es largo y ten a mano un cubito o bolsa por si los niños se marean. 

- Extrema la higiene con los alimentos: Hay alimentos más propensos a estropearse por el calor. Es el caso de los huevos y los lácteos, pero también de la carne y el pescado. Vigila que no superen la fecha de caducidad y que la temperatura del frigorífico sea la adecuada. Limpia muy bien la cáscara del huevo antes de utilizarlo y lava todos los utensilios con los que cocines con más frecuencia.

- Cuidado con el sol: La piel de los niños es muy delicada. Si no quieres que se quemen, no olvides nunca la crema protectora y vuelve a dársela después de cada baño. También puedes evitar quemaduras si utilizan camisetas para protegerse del sol. Y no olvides las gafas de sol. Los rayos solares se reflejan en el agua, así que tendrás que tener más precaución cuando vayas a la playa y la piscina. Evitarás una posible lesión ocular.

Fuente consultada:
- Compañía de seguros acierto.com

Dibujos para colorear de la playa

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud