El cáncer de piel en niños

Causas y tratamiento del cáncer de piel infantil

  • compartidos

No es muy corriente, pero sí pueden darse casos de cáncer de piel en los niños. Y este tipo de cáncer se manifiesta de dos formas diferentes: como un melanoma y sin melanoma. El melanoma es el cáncer de piel que más se da entre los niños. Se manifiesta a raíz de un lunar que de pronto cambia de forma o de color. Lo importante en estos casos es prevenir y detectarlo a tiempo.

Qué es el cáncer de piel infantil

Niño toma el sol

El cáncer de piel es una degeneración de las células de la piel: las células cutáneas normales se transforman en células cancerígenas (anormales).  Existen dos tipos de cáncer de piel en los niños:

- El melanoma: las células anormales se forman a partir de los melanocitos (las células encargadas en colorear la piel, los ojos y el pelo). Es el tipo de cáncer de piel más peligroso. La voz de alarma se activa cuando el lunar crece, cambia de forma o de color, es asimétrico, de bordes irregulares y pica. Sin embargo, no hay que confundirlo con otro tipo de tumores benignos. Hay lunares que no presentan ningún riesgo para la salud de nuestro hijo. 

- El cáncer de piel sin melanoma: las células implicadas no son los melanocitos. En este caso puede darse en la capa externa de la piel o epidermis (son los casos más frecuentes) o en la capa más alta de la piel. En ambos casos, hablamos de carcinomas.

Ambos tipos de cáncer de piel se pueden dar en cualquier parte del cuerpo, aunque se diagnostican más casos en el cuero cabelludo, cara, cuello y extremidades. Es decir, en las partes del cuerpo más expuestas al sol.

Causas y síntomas del cáncer de piel en los niños

El principal causante de esta enfermedad es el exceso de exposición al sol: las reiteradas quemaduras en la piel (sobre todo las quemaduras con ampollas). Recuerda que la piel tiene memoria y puede pasar factura más adelante.

Las manchas de la piel son los principales síntomas de esta enfermedad. Pueden ser manchas rosáceas, rojizas o sangrantes. O puede manifestarse como un simple lunar, irregular, que crece. Este último caso es el comienzo del melanoma.

Tratamiento del cáncer infantil y prevención

Los tratamientos dependen del tipo de cáncer de piel, la localización de la lesión y las características de la piel del niño. Puede necesitar cirugía, curetaje, radioterapia o crioterapia (un tratamiento similar al que se emplea con las verrugas). También existen cremas específicas.

Lo mejor, sin duda, es prevenir. Hoy en día existen en el mercado un gran número de cremas fotoprotectoras para niños. Las cremas para el sol no son sólo para el verano. Los dermatólogos recomiendan usarla durante todo el año. Además, debemos evitar exponer a los bebés menores de seis meses al sol. Su piel es más delicada, porque aún no tiene la protección de la melanina.

Los niños con más riesgo de sufrir quemaduras solares son los que tienen la piel muy blanca y con pecas. Por eso tienen que extremar la precaución, no olvidar nunca los filtros solares y evitar todo lo posible una exposición prolongada a los rayos solares.

Dibujos para colorear de la playa

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud