El asma en el embarazo. Los síntomas y tratamiento

Qué hacer si estás embarazada y sufres crisis de asma

  • compartidos

El buen control del asma durante el embarazo es fundamental para todas aquellas mujeres asmáticas que deseen afrontar su gestación sin complicaciones.

La doctora Olga Cortés, del Grupo Vías Respiratorias de la AEPap, ofrece los mejores consejos para que el asma no afecte a tu bebé en camino y asegura que los fármacos para el asma son seguros durante el embarazo y que la falta de oxígeno es un factor de riesgo para la salud del bebé y de la madre.

El asma es la enfermedad crónica más común y que más complicaciones puede causar durante el embarazo. Los datos revelan que del 12,6 por ciento de las asmáticas embarazadas que acuden a Urgencias por dificultad respiratoria, sólo ingresan el 1,6 por ciento de ellas cuando la valoración de la gravedad se hace sin medidas objetivas.

Cuando se utilizan medidas objetivas, es decir, cuando se hace una expirometría, ingresan el 62 por ciento de las embarazadas asmáticas.

Cómo se trata el asma durante el embarazo

El asma durante el embarazo

En general, las mujeres que acuden a Urgencias no hacen tratamiento o éste es inadecuado, aunque el riesgo de tener una crisis asmática disminuye más de un 75 por ciento cuando las asmáticas embarazadas toman corticoídes inhalados regularmente, según un estudio realizado en 2005.

Entre la semana 17 y 24 de gestación (final del 2º trimestre) es el periodo en el que son más frecuentes las visitas a Urgencias, disminuyendo en las 4 semanas anteriores a la fecha fijada para el parto. Aunque una mujer puede sufrir un ataque de asma en cualquier momento, no se suelen dar durante el parto.

Un mal control del asma tiene más riesgo para la madre y el feto que tomar diariamente la medicación. Un ataque de asma, además, supone un riesgo mayor para el feto debido a la disminución del aporte de oxígeno, que necesita para su desarrollo y crecimiento.  

Sin embargo, los estudios demuestran que se disminuyen las dosis de corticoídes inhalados en el primer trimestre favoreciendo la aparición de los ataques.

El asma en mujeres durante el embarazo debería estar controlada por los especialistas, cuyo objetivo en el tratamiento de la enfermedad sería que el feto tuviera una adecuada oxigenación y para ello es necesario prevenir la falta de oxigeno en la madre. Para que no surjan complicaciones en la medre ni el feto durante el embarazo es necesario que el asma esté totalmente controlado.

Consecuencias del asma mal controlado en el feto

Una crisis de asma materna durante el embarazo puede causar una falta de aporte de oxigeno al feto que le puede producir un bajo crecimiento durante la gestación y un bajo peso al nacer, un parto prematuro, malformaciones, o un aumento de mortalidad perinatal.

Por otra parte, la mujer que no tiene controlada el asma y sufre falta de oxigeno crónicamente, puede experimentar un menor del crecimiento de la placenta, abortos espontáneos, placenta previa (con riesgo de hemorragia grave) o preeclampsia. 

La doctora Olga Cortés afirma que 'lo que hay que explicarle siempre a una mujer que tiene asma, que se queda embarazada, es que durante el embarazo puede ocurrir que haya cambios en la gravedad de  su enfermedad asmática y que necesite estar un poquito más controlada, más estrechamente por su medico, y puede que haya que reajustar la medicación'.

Pero es fundamental explicarle que los fármacos actuales para el asma son muy seguros y que el peligro fundamental no es el fármaco que hay que tomar, sino el mal control del asma o el tratamiento tardío de la crisis asmática, porque eso lo que va a dar lugar es a una hipoxemia, a un disminución del oxígeno en sangre, y esto es un riesgo para la salud del bebé.

'A la mujer embarazada, hay que explicarle que los fármacos son seguros y que lo más importante que puede hacer por ella y por su bebé, es tener un buen control del asma'.

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com

Tipos de madre: ¿Con qué mamá te identificas?

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud