Aromaterapia para niños con depresión

Cómo utilizar la aromaterapia para niños que están deprimidos

  • compartidos

Que un niño tenga síntomas de depresión causa mucha confusión en los padres. Aunque pueda parecer algo impensable, muchos niños a corta edad pueden sentir un estrés tan grande producido por un cambio que eso puede llevarles a caer en una depresión infantil

Aunque todos los procesos mentales necesitan un tiempo para conseguir que todo vuelva a su cauce, existen algunas pautas que podemos llevar a cabo para que los pequeños de la casa recuperen la alegría vital y dejen atrás lo que les está haciendos sufrir. Y esto, por increíble que parezca, puede conseguirse a través de la relajación que aporta la aromaterapia

Cómo usar la aromaterapia con niños que se deprimen

Aromaterapia para niños con depresión

Cuando un niño está deprimido, sus sentimientos están a flor de piel. La sensibilidad es tal que no pueden evitar llorar constantemente, sentirse atacados con cualquier asunto, llegan a agredir a otros niños con una conducta impropia de su persona, y también se encierran en sí mismos.

Tal y como sucede con los adultos, esta situación tan desagradable solamente se pasa cuando el tiempo cura las heridas y se acostumbra al cambio que se ha producido, y la propia persona decide salir del 'agujero', por pequeño o grande que sea. Hasta que llegue ese momento, la aromaterapia puede ser una gran aliada para conseguir que nuestros hijos se relajen, recuperen el buen humor y salgan de su depresión. 

Si queremos ayudar a nuestros hijos con la aromaterapia para que no se depriman, podemos hacerlo de forma paulatina: usando olores agradables en su almohada para que descansen, aceites esenciales para masajes que les subirán el ánimo.

Qué aromas usar con niños que tienen depresión 

- Aceites esenciales de naranja dulce: En el caso de estos niños que tienen depresión, lo más importante es que sientan que los padres están a su lado, y que continúa habiendo estabilidad cerca. Para que conecten con el núcleo familiar, un masaje relajante con aceites esenciales será de lo más útil. Los juegos y las caricias harán que el niño establezca la relación entre el olor y un buen ambiente. 

- Manzanilla: Cuando nos la tomamos como infusión, los nervios se calman y el cuerpo entra en relajación. Poner unas gotas de manzanilla en la almohada del niño antes de dormir le hará sumirse en un sueño profundo que le proporcionará el descanso que necesita, sin sobresaltos.

- Aroma de pino: El pino es un estimulante, y su olor puede conseguir que el buen humor y el ánimo del niño vayan subiendo paso a paso hasta que se encuentre mejor. 

Educar en valores a los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud