Alergias primaverales y embarazo

Alergia al polen, ácaros y gramíneas en la embarazada

  • compartidos

Un elevado porcentaje de medicamentos están desaconsejados o prohibidos durante la gestación, por lo tanto, las mujeres que padecen alguna enfermedad y precisan de ciertos fármacos han de consultar con su especialista y su ginecólogo durante el embarazo.

Uno de estos trastornos es la alergia primaveral: al polen, ácaros, gramíneas, contaminación, olivos, chopos... ¿qué puede hacer la mujer embarazada que padece alergia primaveral?

Prevenir y tratar los síntomas de la alergia durante el embarazo

Embarazada alérgica

El primer consejo que debe seguir la embarazada es evitar las zonas con mucha vegetación o con aquella a la que es más sensible, ya sean arboledas de chopos o zonas de arizónicas. Cerrar ventanas en días de viento y salir a la calle con mascarilla también es beneficioso.

A pesar de que muchos medicamentos no están recomendados durante el embarazo, en ocasiones, los síntomas que provocan ciertas enfermedades son más perjudiciales que el medicamento en sí. Por lo tanto, síntomas de la alergia primaveral como rinitis alérgica, picor de ojos, estornudos, tos seca o asma pueden ser tratados durante el embarazo para evitar molestias a la mujer.

- Asma: en este caso, el ahogo, la falta de oxígeno y la sensación de asfixia provoca que el bebé reciba menos oxígeno, de tal manera que los médicos permiten que la mujer asmática pueda tratarse con broncodilatadores.

- Antihistamínicos: no están prohibidos para la embarazada durante el embarazo, sin embargo, conviene consultar cuál es el más adecuado en esta etapa y en qué proporción.

- Mucolíticos: no se deben usar los habituales ya que en algunos casos se ha relacionado su uso con casos de muerte fetal, sin embargo, de nuevo el ginecólogo podrá recetar el más adecuado y menos perjudicial. También pueden usarse remedios más caseros como agua de mar o agua salina.

- Colirios: también es viable usar fármacos que ayudan a aliviar el picor, escozor y enrojecimiento de los ojos. 

Una crisis alérgica o una crisis asmática pueden provocar molestias en la embarazada y elevar su nivel de estrés y cansancio, algo que puede perjudicar al bebé, por ello los especialistas recomiendan el tratamiento farmacológico en estos casos.

Los niños deben cuidar el medio ambiente

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud