Seguridad de los niños en el baño

Cómo prevenir accidentes infantiles en el baño

  • compartidos

El cuarto de baño es una de las estancias de la casa donde se producen más accidentes infantiles junto con la cocina. Y es que, no sólo contiene elementos de riesgo que son fáciles de manipular por los niños, también es un lugar donde se pone a prueba su curiosidad para abrir armarios o cajones y descubrir todo lo que albergan.

Los accidentes más comunes que ocurren en el aseo son: quemaduras, caídas, intoxicaciones por ingestión de productos o heridas. 

Cómo evitar accidentes de los niños en el baño

La seguridad en el baño para los niños

1- Para evitar las quemaduras que se producen principalmente porque el agua está demasiado caliente, podemos instalar un termómetro de agua que nos indique la temparatura antes de introducir al niño

2- Caídas: los resbalones de los niños en la bañera e incluso en el suelo del baño son muy comunes. Debemos manter el suelo lo más seco posible en todo momento y además, instalar algún antideslizante o alfombra adherente dentro de la bañera para evitar caídas. Otra medida es colocar elementos de sujeción o asas para que el niño pueda ser más autónomo en la bañera o ducha.

3- Intoxicaciones: los cosméticos, cremas u otros productos de higiene son muy atractivos para ellos y no es extraño que los exploren a través del gusto. Es conveniente mantenerlos alejados del alcance de los niños poniéndolos en lugares a los que no llegan o utilizando  bloqueadores de puertas y cajones.

4- Heridas y cortes: las maquinillas y tijeras suelen ser elementos comunes en los baños y debemos colocarlos lejos del acceso de los niños.

5- Asfixia y electrocución: son accidentes muy graves que se producen cuando el adulto no está supervisando al niño en el baño. Es muy importante evitar salir del aseo para atender el teléfono, para traer la ropa del niño o ir a la cocina a realizar alguna tarea. Estos pequeños momentos pueden tener graves consecuencias.

El momento del baño puede ser una estupenda forma de compartir un rato entrañable con los niños y de diversión. Sin embargo, siempre hemos de estar alerta porque el niño está lleno de curiosidad y querrá abrir el grifo, apretar el botón de la cisterna del inodoro o descubrir ese nuevo bote de crema que nos ha visto dejar sobre la encimera del lavabo. 

La prevención y la adaptación del espacio a las necesidades de nuestros hijos son nuestros mejores aliados para que el baño no se convierta en un lugar de peligro para los niños sino de disfrute y relajación.

Fuente: Asociación Nacional de Seguridad Infantil 

Juegos para el baño del bebé

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud