4 insectos que pueden picar a los niños en casa y en el campo

Cómo tratar picaduras de oruga, pulgas, chinches y ciempiés en los niños

  • compartidos

Bien sea en casa o en el campo, estamos permanentemente rodeados de 'insectos'. Conocerlos nos hará mucho más fácil la convivencia con ellos. Por eso, analizamos 4 insectos que pueden picar a tu hijo (sobre todo en verano) y te explicamos cómo debes tratar la picadura. 

4 insectos que pueden picar a tu hijo dentro de casa o en el campo

Insectos que pueden picar a los niños

1. Chinches (Hemípteros). Suelen habitar en casas con muebles viejos, típicamente entre colchones y almohadas. Pican por la noche y producen pequeños granos múltiples y agrupados dispuestos en zigzag, que producen mucho picor. Esto da lugar a sobreinfecciones con frecuencia, porque este intenso picor hace que los niños se rasquen con frecuencia. Para evitarlo, puede ser necesario administrar antihistamínicos.

2. Pulgas (Afanípteros). Suelen preferir la piel cubierta por pelo de animales, por lo que es raro que piquen al ser humano en presencia de mascotas. En cualquier caso, la sintomatología es poco importante y las complicaciones son raras. Las pulgas de los roedores pueden transmitir peste bubónica y tularemia, pero las condiciones higiénicas actuales hacen muy improbable esta transmisión.

Insectos que pican a los niños

3. Orugas (Lepidópteros). Como en el caso de los chinches, dan lugar a pequeños granos agrupadas que pican mucho, distribuidos de forma lineal, producidas por contacto directo o penetración de los pelos de la oruga en la piel. En tal caso, estos pelos se pueden retirar con esparadrapo. Las complicaciones son excepcionales. En los niños muy pequeños puede dar lugar a problemas respiratorios si se llevan la oruga a la boca.

4. Escolopendras, ciempiés y milpiés (Miriápodos). Aparentemente inofensivos, provocan lesiones por mordedura, caracterizadas por dos pequeñas punciones hemorrágicas rodeadas de un halo rojizo. Son dolorosas y, el veneno liberado puede producir inflamación e infección de los ganglios situados cerca de la zona de mordedura. Excepcionalmente, la picadura de un miriápodo puede ocasionar espasmos musculares.

En fin, demasiados bichos sueltos en verano, y aun así una de las mejores épocas del año. Y es que bienvenidas son todas estas picaduras si a cambio tenemos sol, playa o piscina, vacaciones y relax, con prurito a veces, pero relax al fin y al cabo.

Heridas y quemaduras en los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud