Relaciones sexuales dolorosas tras el parto

Causas del coito doloroso después de tener un hijo

  • compartidos

Es muy común en nuestras consultas de matrona, que las mujeres acudan por coitalgia (dolor durante la penetración) en el postparto. Es frecuente que cuando se les pregunta directamente sobre su vida sexual tras el parto ellas lo describan como molesto, con sensación de ardor, incómodo, e incluso para muchas de las mujeres resulte casi imposible tener una penetración.

Tenemos que recordar que el coito está desaconsejado durante la cuarentena, y una vez pasado este periodo ya podemos reanudar las relaciones sexuales completas, aunque ya sabemos que la líbido en el puerperio está bastante baja

Causas de las relaciones sexuales dolorosas tras el parto

Pareja triste en la cama

A las mujeres les da miedo en bastantes ocasiones reanudar las relaciones sexuales tras el parto vaginal, ya sea porque han tenido un desgarro, por una episiotomía o simplemente porque notan la zona 'rara'. Ese miedo hace que la mujer se tense, y la tensión puede aumentar la sensación dolorosa durante la relación. Ese 'vaginismo', que no es más que la contracción involuntaria del suelo pélvico puede llegar a ocasionar la imposibilidad de mantener coito, y que entremos en un 'ciclo de dolor', que hay que tratar cuanto antes.

Un estudio reciente llevado a cabo en Australia indica que 9 de cada 10 mujeres experimentan dolor la primera vez que realizan el coito tras el parto, y casi un 25% sigue sintiendo dolor pasados los 18 meses.

Además el estudio revela algunas cosas sorprendentes como que aquellas mujeres que habían dado a luz mediante cesárea o instrumental tenían durante más tiempo relaciones sexuales dolorosas (en relación con aquellas mujeres que habían tenido un parto vaginal), y que el momento de reanudar las relaciones sexuales con penetración (a las 6 semanas o a los 3 o 6 meses) no influía en el dolor: casi todas las mujeres lo padecían. Todo esto se ve magnificado si la mujer ha sufrido de abusos sexuales en algún momento de su vida.

El estudio publicado por Brown y su equipo está avalado por el American College of Obstetricians and Gynecologists, ACOG.

Dicho todo esto me gustaría recalcar la importancia de que la mujer acuda a la matrona o al fisioterapeuta especializado en obstetricia y ginecología  para ser valorada en el caso de que le ocurran las situaciones descritas anteriormente, y que se ponga en tratamiento de rehabilitación para poder recuperar las relaciones sexuales satisfactorias. Es fundamental que no nos conformemos, ya que no debe ser entendido como un 'efecto secundario' de la maternidad, en la mayoría de los casos tiene tratamiento; que puede pasar desde simplemente usar lubricantes vaginales, a masaje en la zona de la cicatriz (si ha habido desgarro o episiotomía) o rehabilitación.

12 recuerdos del embarazo y la maternidad en fotos

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud