Tres tipos de respiración para ayudar en el parto

Una respiración para cada fase del parto

  • compartidos

El momento del parto es especial. Por fin, llegará al mundo el bebé que durante meses has sentido, has soñado y ya amas. Este último paso es muy importante y has de estar preparada. La respiración durante el parto es una herramienta muy útil, no sólo por el aporte de oxígeno al bebé, sino también porque disminuye el dolor propio de las contracciones y consigue relajar a la madre. 

Es importante que la madre esté relajada para poder centrarse en todo el proceso, bien es cierto que de una forma u otra el bebé nacerá igualmente, pero sí la madre está relajada podrá focalizar mejor los esfuerzos, podrá aplicar las respiraciones acordes a cada fase y tendrá un mejor parto.

Tipos de respiración y modos de expulsión del aire durante el parto

Tipos respiración parto

Hay diferentes tipos de respiración: torácica, costal, abdominal, dorsal, soplido vela...  Para simplificar y dar seguridad a la mujer en el momento del parto, se pueden dejar en tres, que son los principales y más importantes para ayudar a relajar a la futura mamá y a oxigenar al bebé: la torácica, la abdominal y la jadeante.

1. Respiración torácica. Se trata de coger aire por la nariz, llenar el tórax y después ir expulsando el aire poco a poco por la boca.

2. Respiración abdominal. Es similar en acción a la anterior, pero esta vez se hincha el abdomen y después se va expulsando el aire lentamente por la boca.

3. Respiración jadeante. Consiste en sacar el aire a golpecitos y haciendo un sonido de expulsión corto. No debe emplearse más de 4 segundos y siempre debe continuarse de una respiración profunda y lenta. 

¿En qué momento se utiliza cada respiración durante el parto?

1. Fase inicial del parto. Es la fase lenta donde las contracciones son más o menos regulares y débiles. Estas contracciones tienen de 20 a 45 segundos de duración y aparecen con una frecuencia aproximada de 15 minutos

En el inicio y al final de las contracciones, utilizaremos la respiración abdominal y en el transcurso de la misma, respiraciones torácicas. 

 2. Fase activa del parto. Se desarrolla con contracciones intensas y de unos 60 segundos de duración cada 3-5 minutos. 

Utilizaremos la respiración abdominal o la torácica al inicio y al final de la contracción, y respiraciones jadeantes durante cada contracción.

 3. Fase de transición. Las contracciones tienen una duración de unos 60-90 segundos y son más frecuentes, cada dos minutos más o menos.

Utilizaremos respiraciones jadeantes, pero para no hiperventilarse, han de ser combinadas con respiraciones abdominales o torácicas. 

4. Fase de expulsión. Las contracciones vienen cada dos minutos, son fuertes y de más de un minuto de duración.

Lo importante es recuperarse tras cada pujo con respiraciones abdominales o torácicas, pues sólo tendremos dos minutos más o menos para reponernos. Durante el pujo, realmente no se respira, sino que se mantiene la respiración y se contiene el aire en los pulmones para poder hacer fuerza y expulsar al bebé. 

Trucos para que las respiraciones sean más fáciles durante el parto

Aunque parezca muy difícil a priori, podemos simplificar aún más. La respiración abdominal o la torácica se pueden utilizar tanto para el inicio y como para el fin de las contracciones y para los momentos de espera entre una y otra contracción. La respiración jadeante resérvala para las contracciones intensas. Practicando estas tres respiraciones, será más fácil para la mujer recordar qué respiración aplicar en los momentos adecuados y así cumplir dos de los objetivos más importantes en el parto, la relajación de la mujer y la correcta oxigenación del bebé. 

Marián Zamora Saborit, fisioterapéuta

Marián Zamora Saborit
Fisioterapéuta. Técnico en Pilates
Psicomotricista en Educación Infantil
Colaboradora de GuiaInfantil.com 
Blog de Marián Zamora

La moda durante el embarazo

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud