Parto: qué es la episiotomía

Es la incisión que practica el ginecólogo durante el parto para evitar desgarros

  • compartidos

Después de 40 semanas el embarazo ha llegado a su fin y el bebé está preparado para nacer. Es entonces cuando se desencadena el parto y comienza la fase de dilatación. La abertura del útero, llamada cuello uterino, se dilata para permitir la salida del bebé. Las contracciones le ayudarán en todo el proceso empujándole hacia el exterior. Cuando la abertura es muy estrecha, el ginecólogo decide evitar riesgos de desgarros y practica una incisión en la parte inferior de la vagina. 

Qué es la episiotomía en el parto

Parto: qué es la episiotomía

La episiotomía es, por tanto, la incisión que practica el médico durante el parto para facilitar la salida del bebé y evitar daños mayores en la zona de la vagina. Hace unos años era una práctica rutinaria. Se pensaba que la incisión se curaba mejor que el desgarro que se podía producir durante el expulsivo, también se creía que reducía el riesgo de incontinencia urinaria. Sin embargo, ahora los expertos opinan que la recuperación de una episiotomía es más lenta y la incisión es mayor de lo que hubiera sido el desgarro. Por lo tanto, se está practicando la episiotomía en el parto:

- En caso de que el ginecólogo prevea que se van a producir desgarros

-Si el bebé no está en una posición correcta

-Cuando hay que realizar un parto rápido

La episiotomía se realiza con anestesia epidural en caso de haberla solicitado o local. Una vez que termina el parto con el alumbramiento de la placenta, el personal sanitario procederá a suturar la incisión. Esta herida puede provocar molestias durante los primeros 10 días, sobre todo al caminar o al sentarte. Los puntos de la episiotomía se caen o se absorben pero, para que pueda curarse correctamente es conveniente:

- limpiar la zona: has de utilizar compresas o agua templada siempre después de orinar

- evitar los grandes esfuerzos al defecar: te conviene realizar una dieta rica en fibra para facilitar el tránsito intestinal

- sentarse con cuidado: puedes utilizar un cojín o un flotador si estás más cómoda

- practicar los ejercicios para fortalecer el suelo pélvico: los ejercicios de Kegel facilitarán que se recupere el tono muscular y evitarán que tengas incontinencia urinaria o escapes.

Si aun llevando una correcta higiene y cuidado que la herida no se infecta, notas que el dolor va en aumento y sientes la episiotomía muy caliente, acude al médico para que valore el estado de la episiotomía y pueda tratarte en caso de infección.

Algunos expertos recomiendan realizar un masaje perineal desde días antes del parto y así prevenir desgarros. Para realizarlo has de lavarte bien las manos y utilizar lubricante. Habrás introducir tus dedos en el interior de tu vagina y apretar hacia el recto durante un minuto. Luego has de masajear la mitad inferior de la vagina. Este proceso habrás de repetirlo durante al menos 10 minutos todos los días hasta que llegue el momento del parto. El masaje perineal ayudará a dar elasticidad al periné y reducirá la necesidad de practicar la episiotomía.

Fotos a bebés dormilones

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud