La maleta para dar a luz en el hospital

Qué llevar al hospital para el nacimiento del bebé

  • compartidos

Se acerca el momento del parto y es conveniente ir organizando la maleta que habrás de llevar a la maternidad, con todo lo necesario tanto para ti, como para recibir al bebé.

Conviene no dejar para última hora esta tarea ya que podrías dar a luz antes de la fecha prevista de parto, o si la organizas cuando ya han comenzado las contracciones, podrías olvidar algún elemento importante.

La documentación para el hospital

La maleta para el hospital

A lo largo de todo el embarazo, habrás ido haciendo acopio de papeles relacionados con tu gestación: las diferentes analíticas con sus resultados, las ecografías del bebé, las últimas pruebas de monitores o el resultado del exudado. 

Es recomendable que guardes todo ello en una misma carpeta donde además habrás de introducir tu documento nacional de identidad, tu tarjeta sanitaria, el certificado del seguro en caso de ir a una clínica privada y el libro de familia.

Indica a tu pareja dónde está la carpeta para que llegado el momento pueda hacerse cargo de ella y no la olvidéis. El personal sanitario podrá proceder con más agilidad si le entregas toda la historia de tu embarazo.

La maleta de la mamá

Puede que para el momento del parto te den un camisón del propio hospital, pero la mayoría de las clínicas dejan a la mamá ponerse su propia ropa después del nacimiento del bebé

Lo que debes considerar a la hora de hacer la maleta es que la ropa sea cómoda. Estarás dos o tres días en el hospital y vendrá gente a verte, ello puede hacer que optes por algún camisón muy vistoso pero poco práctico. Conviene que lleves dos camisones, una bata, unas zapatillas y unos calcetines. Los camisones han de tener una abertura por delante para que te permitan dar el pecho sin problemas. La manga corta es más práctica ya que tendrás una vía y además puede que te tomen la tensión durante tu estancia en el hospital.

No olvides llevar uno o dos sujetadores de lactancia y discos protectores, aunque los primeros días sólo producirás el calostro y todavía no habrá llegado la subida de la leche. Conviene también que lleves braguitas desechables y compresas, aunque estas últimas suele proporcionarlas la clínica.

En cuanto a los productos de higiene, en muchas maternidades proveen a la mamá de un neceser con gel, champú y crema. Puedes informarte antes, pero de lo contrario prepara una bolsita con gel, champú, pañuelos de papel, crema hidratante, cepillo y pasta de dientes, protector labial, cepillo para el pelo y algún coletero. Si eres coqueta, también puedes introducir un colorete y un brillo de labios para tener un mejor aspecto.

Entre los elementos que pueden serte útiles: teléfono y cargador, cámara de foto y gafas o lentillas si las utilizas.

No lleves anillos, relojes, pulseras u otro tipo de joyas, te estorbarán para poder coger bien al bebé y ponerle al pecho. Y por último, no olvides meter en tu maleta para el hospital ropa para cuando te den el alta. 

La maleta del hospital para el bebé.

En muchos centros ponen al bebé la ropa de la propia maternidad nada más nacer aunque luego dejan que le vistas con la ropita que hayas elegido. Es conveniente que lleves dos o tres bodys, trajecitos o pijamas de algodón, un gorrito para evitar la pérdida de temperatura nada más nacer y unas manoplas para evitar que el bebé se arañe si tiene las uñas largas, calcetines, la ropa para llevarle a casa, una toquilla o arrullo y pañales. 

Algunos papás les gusta la idea de llevar un regalito de parte del recién nacido para su hermano o hermanos mayores y que así lo reciban sin tanto recelo.

Si vais a volver en coche de la maternidad a casa, no olvidéis del asiento del bebé homologado ya instalado en el coche.

Fotos a bebés dormilones

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud