El papel del padre en el parto

Cómo puede ayudar el padre a la embarazada durante el parto

  • compartidos

Durante el parto, es obvio que el papel más activo lo tiene la madre, sin embargo, el papel del padre es muy importante para la mujer ya que puede darle apoyo emocional y físico durante todo el proceso.

Hace unos años los papás no tenían permitido el acceso al paritorio y conocían al bebé cuando éste ya había nacido. Hoy en día los padres pueden elegir si el papá estará presente o no.

Qué puede hacer el padre en el parto

El padre en el parto

Cada vez es más normal que el padre participe durante todo el proceso del embarazo, acudiendo a las visitas con el ginecólogo, a las ecografías o al curso de preparación al parto. En general, los padres optan también por estar presentes en el paritorio durante todo el proceso de parto, pero ¿cómo pueden ayudar a la embarazada?

El parto tiene varias fases claramente diferenciadas: dilatación, expulsión y alumbramiento. En cada uno de los momentos puede dar apoyo de una determinada manera.

- Durante la fase de dilatación: en esta etapa del parto la mujer ya siente contracciones, está dolorida e incómoda. El padre puede darle masajes en los riñones, a ambos lados de la columna vertebral con ambas manos para aliviar la presión. También puede recordarle otros trucos para pasar más tranquila esta fase como que se dé una ducha caliente o ponerle una toalla en la nuca o en la frente.

Es muy importante que la mujer sienta la compañía y apoyo del padre y que éste sea paciente y cariñoso todo el proceso. Durante las contracciones es conveniente que no hable y simplemente la tome de la mano para que note su presencia. Es importante que no censure o regañe a la madre pero sí la motive con frases de ánimo. También puede distraerla para que no piense constantemente en el parto.

El padre puede llevar el control de las contracciones controlando su ritmo y frecuencia.

- Durante la fase de expulsión: en esta etapa del parto la mujer ya puede empujar. El papá puede recordarle que realice la respiración que aprendió en los cursos de preparación al parto e intentar que no haga fuerza con la cara o el cuello en cada pujo. Puede ponerse a su lado para ayudarla a levantar un poco el cuerpo cuando empuje. Es importante tener paciencia si ella se pone nerviosa y da alguna mala contestación, no entrar en polémica y mantenerse a su lado con frases de ánimo y dándole mimos. Le motivará saber que ya está a punto de terminar el parto.

- Durante la fase de alumbramiento: el bebé ya está en vuestros brazos. Antes de recurrir a las cámaras de fotos y de centrarse en el bebé, recuérdale lo bien que lo ha hecho y disfrutad juntos de ese momento tan íntimo.

12 recuerdos del embarazo y la maternidad en fotos

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud