Diferentes posturas de la mujer en el parto

Posiciones elegidas por las madres para dar a luz a su bebé

  • compartidos

El parto es la culminación del proceso de embarazo y el último paso antes de la llegada del bebé. Hoy en día, la mayoría de las mujeres se preparan para soportar esta etapa de manera que puedan facilitar el nacimiento, incluso cuentan con la posibilidad de elegir la postura ideal para dar a luz.

En los últimos años se han ido incluyendo en muchos hospitales nuevos protocolos para que la futura mamá decida la mejor posición en el parto. Aunque la más extendida es la llamada 'ginecológica', tumbada de espaldas, existen otras con sus ventajas y desventajas que es recomendable conocer.

Posturas horizontales para el parto

Posturas en el parto.

El parto tumbada sobre la columna es el método más extendido para dar a luz, debido a que favorece la intervención médica y disminuye las hemorragias, pero ha sido criticada porque reduce el trabajo de la madre y dificulta el proceso natural del parto al ir en contra de la gravedad. Además, en esta posición se estrecha la abertura pélvica y los vasos sanguíneos se ven presionados, dificultándose el aporte de oxígeno al bebé.

Otra opción de parto horizontal es mantenerse tumbado sobre un costado. En este caso, los vasos sanguíneos no se ven presionados y se mantiene el flujo sanguíneo normal. Aunque tampoco se produce un nacimiento a favor de la gravedad, es una posición que favorece el descanso de la parturienta y reduce la necesidad de una episiotomía.

Posturas verticales para el parto

Las mujeres que dan a luz en posiciones erguidas favorecen el proceso natural del parto al contar con la ayuda de la gravedad. Existen diferentes posturas, desde las mamás eligen mantenerse de pie con la espalda apoyada en una pared o las que se colocan de cuclillas o semi-sentadas.

Estas posiciones pueden verse desfavorecidas en caso de anestesia epidural, al debilitarse la sensibilidad de las piernas, excepto si se opta por la llamada 'walking epidural', que no paraliza de cintura para abjo. Por otro lado, favorecen la inclinación pélvica y la presión de la cabeza del bebé sobre el cuello del útero, lo que resulta muy ventajoso para la expulsión al reducirse el esfuerzo en los pujos.

Parto sentada o en cuadrupedia

Una de las opciones tradicionales es el parto sentada o empleando las sillas de parto, muy populares durante siglos en todo el mundo. La mujer que de a luz sentada jugará con la gravedad a su favor, a la vez que mantendrá una posición de descanso y favorecerá el monitoreo fetal. Por su lado, las sillas de parto han sido criticadas en algunos investigaciones por una posible relación con el aumento de hemorragias en la madre.

Por último, existe la posibilidad de dar a luz en posición de cuadrupedia, a cuatro patas. Este mecanismo, aunque no cuenta con la fuerza de la gravedad, es ideal para las mujeres que sufran dolores de espalda o hemorroides. Además, se favorece la rotación del bebé y se suaviza la salida, disminuyendo así la posibilidad de desgarros vaginales.

. Redactora de GuiaInfantil.com

Tarjetas para anunciar el nacimiento del bebé

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud