Por qué llevar a los niños al circo

El arte circense como herramienta pedagógica

  • compartidos

Espectáculo, ilusión, y diversión para toda la familia van unidos a la hora de describir el arte circense, pero para los más pequeños el circo puede ir más allá convirtiéndose en una valiosa herramienta psicopedagógica.

Llevando a los niños al circo les acercamos el mundo de los malabaristas, los equilibristas, los payasos…, todos con diferentes habilidades y técnicas que trabajan conjuntamente como una gran familia para que el espectáculo pueda llevarse a cabo. También les permite conocer diferentes objetos como los aros, los trapecios o las pelotas entre otros y además les sirve para entretenerse en familia.

Ventajas que aporta el circo a los niños

Niño y padre en circo

El circo aporta infinidad de beneficios a los niños. Por eso es muy recomendable llevarles de pequeños y motivarles para que practiquen algunas de sus actividades. Entre las ventajas de ir al circo con los hijos, encontramos estas: 

- Beneficios físicos, ya que a través de la práctica de ejercicios del arte circense se conocen a sí mismos, descubren las posibilidades de su cuerpo, mejoran sus habilidades físicas y motoras favoreciendo su equilibrio, su flexibilidad y su motricidad, así como su musculatura.

- En cuanto a las ventajas psicológicas podemos destacar el hecho de que el circo les enseña a valorar el trabajo en equipo y la superación de uno mismo a través del esfuerzo. Al mismo tiempo les ayuda a ganar autonomía y a aceptar sus propias limitaciones, mejorando su autoestima y favoreciendo su concentración.

- El circo contribuye además a favorecer las habilidades sociales de los niños mediante la cooperación y la comunicación, ayudándoles a interrelacionarse y aportándoles sensación de pertenencia al grupo.

- Además permite a los niños desarrollar su creatividad y su expresión corporal,  mejorando su coordinación.

El circo como herramienta pedagógica

Cada vez cobra más fuerza el uso del circo como herramienta pedagógica y han proliferado las actividades enfocadas a la práctica de esta disciplina orientada a los más pequeños. Talleres en donde se enseñan juegos de equilibrio (funambulistas), de coordinación ojos-manos (malabares) o de representación cómica (payasos). Teatro, deporte y educación en valores van de la mano.

En España empezó a desarrollarse esta idea en los años 80, cuando surgieron las primeras escuelas de circo social. En la actualidad son muchos los colegios los que incluyen el arte circense como proyecto en las aulas obteniendo resultados muy positivos por las numerosas ventajas que aporta a los niños.

Cristina González Hernando. Redactora de Guiainfantil.com

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud