Beneficios de la música clásica para los niños

Cómo influye la música clásica en el aprendizaje de los niños

  • compartidos

Una de las propuestas más interesantes sobre el desarrollo de los niños es la educarlos rodeados de música. La música que escuchamos ya en el embarazo puede ser recibida por el bebé en forma de múltiples beneficios. Y los niños que aprenden a tocar un instrumento musical adquieren muchas ventajas emocionales e intelectuales.

A veces tendemos a considerar la música clásica como demasiado intensa o incluso aburrida para nuestros pequeños. Si acostumbramos a los niños a rodearse de música clásica desde el principio, estaremos fomentando un desarrollo más rápido y saludable. Los beneficios de la música clásica para los niños se observan en todo los ámbitos del aprendizaje vital.

Beneficios de la música clásica para el aprendizaje infantil

Niños tocan instrumentos

Lo cierto es que un gesto tan sencillo como escuchar música clásica de forma habitual puede proporcionar al niño muchas ventajas en el aprendizaje y en el desarrollo educativo. Parece comprobada la relación entre los niños habituados a la música clásica y unas mejores notas en primaria. Y los más pequeños también parecen adquirir algunas habilidades mucho antes si se crían en un entorno de música clásica.

La música clásica estimula las funciones del cerebro implicadas en el aprendizaje y por eso aumenta la memoria, la atención y la capacidad de concentración y comprensión. También se ven favorecidas la capacidad resolutiva numérica y promueve el razonamiento lógico. El lenguaje, con un aumento del vocabulario y una mayor facilidad de expresión lingüística es otro de los beneficios de la música clásica para niños.

Beneficios emocionales de la música clásica para niños

No se trata de creer que la música clásica hace a los niños más inteligentes, pero sí es cierto que les ayuda a utilizar mejor sus habilidades cognitivas y emocionales. Los niños que escuchan música clásica pueden aprender antes a percibir los diferentes matices en los estados de ánimo, lo que resulta toda una ventaja a la hora de las relaciones sociales. La empatía es uno de esos valores que fomenta este tipo de música.

Un niño que está acostumbrado a escuchar música clásica tiene más posibilidades de desarrollar su creatividad, ya que la música en general es una de la actividades que más fomentan la imaginación y la sensibilidad. Todos estos beneficios se completan con esa función de la música como bálsamo para los nervios o la ansiedad, capaz de contener una rabieta del niño o relajándole para que consiga dormir en caso de problemas de insomnio.

Lura Vélez. Redactora de Guiainfantil.com

Dibujos para colorear de instrumentos de música

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud