El molino mágico. Leyenda europea para niños

Leyenda que explica a los niños por qué el mar es salado

  • compartidos

Las leyendas nos cuentas historias mágicas y llenas de fantasía. Pero a menudo, también explican de forma onírica el por qué de las cosas. Por eso son cuentos maravillosos para los niños, que les invita a soñar y a imaginar.

En este caso, 'El molino mágico' nos habla de generosidad, envidia y avaricia, y  trata de dar respuesta a una de las preguntas que más hacen los niños: ¿por qué el mar es salada? No te pierdas esta original leyenda procedente del continente europeo. 

El molino mágico y el porqué de la sal en el mar, leyenda para niños

Piratas y molino

Había una vez un lugar lleno de agua y vegetación. Y en medio de aquel paraíso, un pequeño pueblo. El pueblo estaba formado por casitas pequeñas y blancas. Pero junto a él se alzaba una colina verde. Y en lo alto de la colina, un molino. 

Los más ancianos decían que ese molino era mágico. El molinero se pasaba el día descansando, sin trabajar, y el molino le ofrecía todo lo que quería sin esfuerzo. Sólo tenía que pedirlo: 

- 'Muele, molino, muele, y haz aparecer 20 kilos de trigo, que yo lo pueda ver'- y el molino se lo daba, siempre y cuando pronunciara las palabras mágicas. 

Al molinero se le ocurrió un día que si el molino era capaz de darle todo lo que le pedía, pordía intentar pedir otras cosas. Así que decidió pedir unas monedas de oro. Añadió las palabras mágicas y... ¡allí estaban las monedas relucientes! ¡A sus pies!

Los vecinos no tardaron en darse cuenta de que algo ocurría. Y empezaron a envidiar al molinero. Nunca le veían trabajar. Y siempre obtenía todo lo que quería. Eso sí, el molinero era generoso, y siempre repartía el trigo y el maiz entre todos los aldeanos. 

Uno de los vecinos propuso ir al molino para comprobar qué ocurría allí. Pero ninguno quiso apoyar su idea. Sin embargo, no era el único interesado en averiguar el secreto del molinero. Unos piratas había oído hablar del misterioso molino mágico. Decidieron acercarse al pueblo, y en silencio, los piratas se acercaron para escuchar qué palabras hacían brotar del molino todo lo que se le pedía. El molinero en ese momento dijo: 

- 'Muele, molino, muele... y haz aparecer... 20 kilos de mazorcas, que yo lo pueda ver'. 

Cuando el molinero se fue a dormir, los piratas robaron las muelas del molino y las llevaron al barco. Decidieron probar y pidieron sal... pero la sal comenzó a brotar y a brotar sin control. El pirata no era capaz de parar las muelas. ¡No sabía qué palabras usar para pararlas! Así que el barco terminó hundiéndose por la sal. Las muelas se hundieron también. Nadie pudo pararlas. Nadie, salvo el molinero, sabía las palabras mágicas para detenerlas.  Y ahora ya sabéis el por qué el mar es salado y lo seguirá siendo por siempre jamás. 

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud