La princesa Henar no tiene disfraz de Carnaval

Cuento corto para niños de Carnaval. Cuentos infantiles

  • compartidos

Los cuentos cortos son ideales para transmitir valores a los niños. Sobre todo están indicados para niños muy pequeños. Utiliza los cuentos para explicarles el significado de palabras tan abstractas como frustración, tristeza, imaginación...

En este caso, puedes usar la temática del Carnaval para hablar de la importancia de todo lo que no se ve. Habla con él de las apariencias, de la autenticidad, de la honestidad, y sobre todo, de la imaginación. De cómo con la imaginación se pueden conseguir los deseos. 

Cuento corto de Carnaval: 'La princesa Henar no tiene disfraz'

La princesa Henar

La princesa Henar vivía en un bonito castillo. Tenía hermosos vestidos, un peine de oro, cientos de juguetes y hasta un espejo parlanchín.

La princesa Henar tenía de todo: un perro dócil y juguetón, un gato travieso, un pájaro celeste que cantaba con los primeros rayos del sol.

La princesa Henar tenía diez sirvientes, una institutriz y veinte lacayos. Pero la princesa estaba triste. Sólo faltaban diez días para Carnaval y la princesa Henar no encontraba disfraz. 

Ni sus vestidos de hada. Ni sus trajes de hilo de plata. Ni sus coronas, máscaras, collares ni si quiera sus zapatos de raso. Nada le gustaba. Así que Henar, la princesita triste que todo lo tenía, no tenía disfraz de Carnaval. 

La niña lloraba y lloraba y su madre, la reina, decidió llamar con carácter urgente a todas las hadas del reino.

A la Convención de hadas llegaron decenas y decenas de hadas de todos los rincones. Caracola propuso un disfraz de hada del mar. Rayito del alba, uno de emperatriz del sol. Pero la princesita Henar seguía triste y no paraba de llorar. Hasta que un hada, muy pero que muy pequeña, tan pequeña como una canica, se acercó sigilosa hasta ella.

Como el hada Brisa era tan diminuta, nadie se dio cuenta. La princesa Henar sí. El hada Brisa sacó unas pinturas de su bolsillo y se las dio a la niña.

– Tú misma crearás tu disfraz- le dijo con voz muy suave.

La princesa Henar saltó de su trono, con los ojitos llenitos de luz. Por primera vez, dejó de llorar, y todas las hadas dejaron de hablar.

La princesa Henar cogió un papel en blanco y empezó a dibujar: un pez arcoíris, un barquito de latón, una flor dragón. Todo, según lo pintaba, cobraba vida y se hacía realidad. Sus pinturas mágicas comenzaron a soñar: una estrella con pecas de corazón, una jirafa turquesa, un elefante con rayas y al fin, su disfraz. Un simple vestido, como los que llevaban las demás niñas con las que apenas podía jugar: todas esas niñas que soñaban con ser princesas y a las que ella quería imitar.

El disfraz de la princesa Henar era la mar de sencillo: una pequeña faldita de vuelo y unas medias de vivos colores. Pero a ella le parecía el mejor disfraz. Y entonces la niña comenzó a reír a reír y a reír sin parar. La princesa Henar por fin tenía disfraz de Carnaval. Sin lujos, ni joyas. Ni grandes diseños. Sólo sus sueños rematados con los hilos de su imaginación. 

Autor del cuento: Estefanía Esteban López. Editora en Guiainfantil.com

Dibujos de caretas para pintar con los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud