Facu y el caballero negro. Cuento infantil de fantasía

Cuento fantástico para niños para incentivar la imaginación

  • compartidos

Si hay un instrumento eficaz para estimular la fantasía, ese es el cuento. Y si hay un instrumento poderoso para activar la creatividad, ese es el de la imaginación.  

Con este cuento, descubrirás el poder de la imaginación. Ayuda a soñar a tus hijos y estimula su imaginación con los cuentos.

Cuento para incentivar la fantasía de los niños

Niño pinta sol

'La mariposa en uno de sus viajes conoció un chico aburrido, aburrido de todoooo, de correr, del colegio, hasta se aburrió de jugar.

Su mamá preocupada le regaló un libro para pintar con unos lápices muy especiales. El niño se llamaba Facu, y el libro viejo y gastado se lo vendió una mujer muy misteriosa que tenía una antigua librería en el barrio donde vivía.

Una noche fría , solo, en su habitación abrió la caja de lápices y empezó a pintar los dibujos. El sol tiene que ser amarillo, pero por qué amarillo? Si él tenía el poder de elegir.

- No mejor azul!!!!!

- El pasto verde, noooo, mejor amarillo!!!!

Facu creo su propio mundo. Con colores brillantes y especiales. Sus imágenes poseían su propia magia. Pero llegando a la mitad del libro, apareció un personaje oscuro, que no admitía ningún color. Un hombre de rostro anguloso, vestido con pantalón negro, camisa negra, sombrero negro y una capa negra que arrastraba al caminar. Solo lo miraba, no hablaba, pero una risa potente, le anunciaba que nada bueno iba a suceder.

Los días fueron pasando, y al llegar de la escuela se sumergía en su mundo de colores distintos e imágenes únicas. Una flor con pétalos multicolores, lo invitaba a pasear por un arcoíris infinito, un conejo violeta le contaba que era feliz.

Una señora regaba el césped amarillo con una regadera llena de un líquido verde. Unos niños de piel roja hacían una ronda alrededor de un árbol celeste... Sí, todos eran felices...

Hasta que una noche, casi llegando a las últimas páginas, el hombre negro le habló:

- En tu mundo y en este, mi poder hará cambiar el orden de las cosas, las palabras se esfumaran y los colores desaparecerán.

Facu, no le contestó, lo desafió y le gritó:

- Tus palabras no me asustan. ¿ Que poder puede tener un dibujo? Ridículo, jajajaja.

Se fue a dormir sin pensar , ni siquiera soñar lo que iba acontecer .

A la mañana siguiente, se despertó, desayunó y se fue para el colegio, contento, ansioso por contarle a sus amigos esa locura, ese sueño loco, muy loco. La clase comenzó como siempre, la seño copió en el pizarrón unas oraciones que los chicos analizarían. Pero ¡sorpresa!, al terminar de escribirlas, misteriosamente desaparecieron. Volvió a copiarlas, y al rato desaparecieron de nuevo.

Los gritos de las otras aulas los obligaron a salir.

- ¿Qué pasa?, dijo la seño.

- Los libros están vacíos, no tiene letras, los mapas quedaron sin los nombres de los países, ríos, lagunas. Los océanos quedaron huérfanos. Los personajes de los cuentos sin nombres...

A todos les pasaba lo mismo. El colegio se había quedado sin palabras. Sin colores los dibujos. La directora se agarraba la cabeza.

- ¿Qué pasa? esto no puede estar pasando.

Vinieron autoridades del ministerio, un cura, un mago pero nadie encontró una explicación y fue así que decidieron cerrar por unos días la escuela. Facu supo que el causante era el señor Negro.

A pesar de su miedo por hacer el ridículo al contar su historia, decidió vencerlo y compartir con sus amigos el misterio del libro. Lo escucharon atentamente, unos pocos se rieron, pero un grupo sugirió ver el libro y al siniestro caballero Negro.

Al verlo en una de las hojas una carcajada los sorprendió.

-Jajajajajaja... les advertí: los colores y las palabras nunca más aparecerán. Después de decir esas palabras se perdió en un bosque seco y gris .

- ¿Dónde compraste esto?

- En la librería antigua del barrio, la de la señora con lentes grandes, la señora que regala caramelos brillantes cuando un niño compra un libro.

-Vamos a verla.

Hicieron un comité y se dirigieron a hablar con ella. Cuando llegaron al negocio, la mujer los estaba esperando. No dijo mucho solo les informó.

- Que el poder de las palabras y los colores estaban esperándolos en la imaginación de cada uno de ellos.

Nada más, distintas teorías nacieron. La más fuerte era la de Facu. Y de la nada surgió la idea de cerrar los ojos, y meterse en ese mundo imaginario, y con fuerza y ganas recordar los colores, las letras, pero con mucha, mucha fuerza.

Imaginación, Imaginación y de la oscuridad aparecieron una por una las letras y los colores. El señor Negro trató de robarlas pero con una goma lo borraron de todas las páginas.

El libro volvió a ser como antes, con paisajes hermosos, niños y animales riendo de nuevo. Cada uno regresó a su casa sin entender lo que pasó. No había explicaciones.

Esa mañana ya no tan aburrido, fue al colegio. Y para sorpresa de maestros y alumnos , como por arte de magia, los ríos, lagunas tenían nombre. Los personajes volvieron a tener nombres. Y los libros recobraron sus palabras.

A pesar de los festejos, nadie entendió que había pasado, no se encontraban explicaciones .

- Imaginación, imaginación gritaba desde una ventana la vieja vendedora. Solo esta historía, seguramente es producto de su imaginación.

En silencio Facu apretó fuerte la goma, tal vez podría volver a necesitarla. Y nuestra amiga la mariposa siguió volando perdiéndose en un arcoíris multicolor.

Cuento enviado por Alejandra Melnik.

12 películas para niños con personajes que vuelan

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud