Dédalo y su hijo Ícaro en el laberinto del Minotauro. Leyendas para niños

Mitología griega en forma de cuentos cortos para niños

  • compartidos

Dédalo era un inventor de la antigua Grecia que construyó un laberinto para encerrar al Minotauro. Tan complicado diseñó el laberinto que ni él mismo encontró el camino para salir.

La mitología griega también es para niños. Con nuestros cuentos cortos basados en las leyendas de Grecia los niños aprenden historia y se adentran en el mundo de la cultura de una forma fácil y muy divertida.

Dédalo, Ícaro y el Minotauro

MInotauro

Había una vez hace mucho mucho tiempo un monstruo mitad toro, mitad hombre al que llamaban Minotauro. El Minotauro vivía en la isla de Creta y el rey Minos quería proteger a todos sus ciudadanos del apetito voraz de este Minotauro que se comía a todo aquél que se encontraba en el camino. Como no podían matar al Minotauro, el rey Minos decidió encerrarlo en un lugar del que nunca pudiera salir.

Así que Minos llamó al mejor inventor de la isla de Creta, un tal Dédalo y le pidió que construyese un laberinto tan complicado que el Minotauro nunca pudiera salir de él. Y Dédalo se puso a construir junto a su hijo Ícaro el laberinto para el Minotauro. Padre e hijo hicieron bien su trabajo, se esforzaron por construir callejuelas en el laberinto hasta que lo convirtieron en un laberinto sin salida. Y cuando terminaron el laberinto...

- ¿Papá, y ahora cómo vamos a salir del laberinto?- preguntó Ícaro.

Dédalo se puso entonces a buscar la salida de ese laberinto que él mismo había creado, pero no la encontró. Desde luego el Minotauro no iba a salir de allí jamás, pero el problema era cómo iban a salir ellos. El problema era grande, pero no tanto como para que el ingenioso Dédalo no pudiera resolverlo. Fabricó unas alas de cera para él y otras para su hijo.

- Saldremos volando con estas alas que he fabricado- dijo Dédalo -pero ten cuidado y no te acerques mucho al sol porque las alas podrían derretirse.

Así consiguieron salir del laberinto sin salida que habían preparado para encerrar al Minotauro. El plan era perfecto, pero Ícaro no era precisamente un hijo obediente y cuando ganó confianza volando con sus alas de cera quiso acercarse más y más al sol. Con el calor del sol las alas de Ícaro se derritieron y cayó al mar, donde inmediatamente y para evitar que se ahogara, surgió una isla que hoy se llama Icaria.

Laura Vélez. Redactora de Guiainfantil.com

Dibujos para colorear de personajes de cuento

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud