Atenea y la tela de araña. Cuentos cortos para niños

Leyendas de la mitología griega contadas para niños

  • compartidos

La mitología griega tiene historias de lo más interesantes que pueden ser adaptadas en forma de cuentos cortos para los niños. De esta manera, los niños aprenden historia de una forma divertida y desarrollando su imaginación y creatividad.

Atenea es conocida por ser la diosa griega de la sabiduría, pero tenía muchas otras funciones como diosa. Entre ellas estaban los trabajos manuales y la elaboración de los tejidos con telares, en bordados o en costura. Ella es también la que creó la primera tela de araña y en esta leyenda nos explican cómo y por qué.

La primera tela de araña creada por Atenea

Arañas

Aracne era la hija de un tintorero de la región de Lidia. Además de ser una muchacha muy hábil con el telar, era también un poco vanidosa y se pasaba los días presumiendo de lo bien que tejía. Era cierto que tejía bien; lo hacía tan bien que mercaderes de todo el mundo iban a su casa a comprarle sus creaciones en el telar y sus telas. Pero no era tan tan buena como ella se pensaba.

Uno de esos días que Aracne se creía la mejor del mundo con el telar se le ocurrió decir que era incluso más hábil que la propia diosa Atenea. Y claro, la diosa se enfureció porque nadie, pero nadie, es capaz de ser mejor que Atenea en cuestión de manualidades, que para algo es una diosa. Así que Atenea bajó del Olimpo y se encaró con Aracne.

- ¡Cómo te atreves a decir que eres mejor tejedora que yo!- le dijo la diosa Atenea a Aracne

- ¡Porque soy mejor que tú y cuando quieras te lo demuestro!- contestó Aracne.

Así que decidieron solucionar la discusión con una competición de telares para ver quién de las dos hacía la creación más bonita en el telar. Se pasaron varios días tejiendo, no comían, no se iban a dormir, no descansaban. Y cada una en su telar se esforzaba por tejer el dibujo más bonito. Finalmente lo terminaron y la verdad es que la diosa Atenea se llevó una sorpresa.

Aracne había tejido un dibujo precioso que representaba a todos los dioses olímpicos de forma muy realista, así que la diosa Atenea se enfadó y no quiso dar su brazo a torcer. 

- El mío es más bonito- decía Atenea. Y como era una diosa nadie se atrevió a llevarle la contraria.

Pero todos sabían que el dibujo de Aracne era más bonito. También lo sabía Atenea, que se lo tomó tan mal que convirtió a Aracne en una espantosa araña peluda. Hasta entonces nunca antes había habido una araña en el mundo, pero todo la gente se asustó muchísimo al ver a la muchacha convertida en araña. Cuando la gente vio lo que había pasada, le pidieron a Atenea que suavizara un poco el castigo y al final a la diosa le dio un poco de pena y se le ablandó el corazón.

Así que decidió recompensar a la joven Aracne, que ahora era una araña peluda, dejándole que pasara el resto de su vida haciendo lo que más le gustaba hacer, que era tejer. Y así fue como las arañas empezaron a tejer su tela de araña y nunca, nunca se paran de tejerla.

Laura Vélez. Redactora de Guiainfantil.com

El cazo de Lorenzo. Discapacidad infantil

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud